Telecomunicaciones | Noticias | 04 AGO 2020

El poder de 5G frente a las pandemias

Según expertos de la UOC y GSMA, la redes 5G podrían evitar que el mundo se paralice en caso de otra pandemia; no obstante, advierten que los cambios llegarán progresivamente y no serán evidentes para todos.
5G estandar
Redacción

Videoconferencias sin retardo; conectividad fluida incluso en grandes aglomeraciones, como conciertos o eventos deportivos; videojuegos con una resolución 8K; sistemas domóticos de mayor calidad y más seguros… La llegada de la tecnología 5G hará todo eso posible.

Y para que sea una realidad, los operadores móviles invertirán más de un billón de euros durante los próximos años, según las estimaciones de la GSMA, patronal que integra cerca de 800 operadores de telefonía. El mismo organismo espera que al menos una de cada cinco conexiones móviles use redes 5G para 2025. Pero, ¿realmente nos cambiará la vida? Y, de ser así, ¿cuándo? Los expertos pronostican que los cambios llegarán progresivamente, pero no serán evidentes para todos.

Xavier Vilajosana, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) afirma que: “Vamos a percibir que nuestros teléfonos móviles tienen más velocidad de datos, pero a un usuario no experto quizá no le parezca significativo porque ahora mismo ya puede, por ejemplo, ver un vídeo de YouTube en su teléfono con una calidad aceptable”. Vilajosana puntualiza que la diferencia está en que el vídeo que verá dentro de un tiempo tendrá 8K o realidad aumentada y que, en lugar de ocupar 600 MB como ocupa ahora, ocupará 10 GB.

Lo que realmente cambia con 5G es la infraestructura de comunicaciones

Según los expertos, se trata de una actualización global que afecta principalmente a dos áreas que no percibimos a simple vista. Como explica el profesor de la UOC, una es la manera en que el teléfono móvil se conecta a la antena del tejado de las casas; la otra, lo que ocurre en el espacio de internet que no vemos, entre los servidores.

“El acceso inalámbrico de todos los dispositivos móviles va a ser mucho más rápido de lo que es ahora porque se abrirán más bandas de telecomunicaciones. Como lo que se intenta es que todo se acabe conectando a internet —los coches, las neveras, los robots de las fábricas, etc.—, hay mucho más tráfico. Y en telecomunicaciones no hay magia: si quieres que quepan todos y correr más, necesitas una autopista más grande. Por eso las bandas de televisión que ya no se usan se utilizarán para comunicar y mandar datos. Si esa infraestructura antes era una carretera, ahora será una autopista. Lo que cambia es el escalado de la red”, señala Xavier Vilajosana, que también es investigador del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC.

La situación causada por la covid-19 ha hecho aún más evidente la necesidad de mejorar la conectividad para poder hacer frente a circunstancias excepcionales como las vividas con el coronavirus, y ese salto digital podrá darse con el 5G. Según Vilajosana, el hecho de tener una infraestructura de telecomunicaciones con una conectividad tan amplia hará que el uso de las tecnologías digitales desde cualquier entorno sea mucho mejor. “Conseguirá que los entornos de trabajo sean más robustos ante pandemias como esta, por lo que toda la sociedad sacará beneficios, porque se tratará de una sociedad mejor conectada”, señala este experto.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios