Seguridad | Artículos | 01 SEP 2007

El futuro en la continuidad del negocio

Javier González.
Los servicios gestionados y la virtualización centrarán el futuro de los Data Centres para ampliar los planes de Continuidad de Negocio a todo el espectro empresarial, desde grandes corporaciones a pymes, ofreciendo mayor capacidad y seguridad en la información.

Acontecimientos como los sucedidos en los atentados del 11-S, el incendio del Windsor o los continuos cortes en el suministro eléctrico han ocasionado graves pérdidas de información crítica para las empresas, que paralelamente se han traducido en importantes pérdidas económicas. A esto, se unen las apariciones de nuevas normativas y regulaciones, como Basilea II, Sarbanes-Oxley o MiFiD, las cuales obligan a salvaguardar y almacenar la información. Efectivamente, para hacer frente a esta realidad, las empresas consideran la continuidad de negocio como un factor primordial que juega un rol decisivo en el desarrollo y crecimiento de su negocio; pero, anecdóticamente, todavía las organizaciones trabajan sin planes específicos de este tipo debido al elevado coste que supone invertir en infraestructuras propias o por desconfianza hacia el proveedor y los servicios que ofertan.
La mejor solución son aquellos centros que puedan integrar todas las aplicaciones necesarias para dar una óptima e inmediata respuesta, al mismo tiempo que dispongan de la máxima capacidad, fiabilidad y seguridad, atendiendo las demandas particulares de cada entidad, algo que en principio puede ser difícil de encontrar. COLT, desde sus orígenes, ha sabido escuchar estas exigencias empresariales, para lo cual ha contado con sus propias infraestructuras y sus Datas Centres; una red paneuropea compuesta por 14 centros con tecnología de última generación y con las máximas premisas de seguridad, disponibilidad de personal cualificado y servicio 24x7.
Si bien el mercado tradicional de los Data Centres fue en sus orígenes la explotación de soluciones Internet (los tradicionales servicios hosting y housing), desde hace algunos años ha tomado gran importancia los servicios de outsourcing de infraestructura TI, ya sea parcial (aplicaciones, renovaciones por fases de la TI de la empresa) o total (externalización de todo el Centro de Proceso de Datos de la empresa), así como soluciones de back-up, disaster recovery o planes integrales de continuidad de negocio. Esto ha hecho que el mercado de los Data Centres se haya reforzado y haya captado mayor cuota de clientes, por lo que ha aumentado el número de centros y servidores, y se ha ampliado el espacio de cada uno de ellos.
Para dar solución a este problema, COLT ha dado un paso más en sus soluciones de Data Centres incorporando el concepto de virtualización. El intento por reducir los espacios y aprovechar al máximo las capacidades de proceso ha llevado a buscar este recurso que mejora el rendimiento sin sacrificar calidad. En este sentido, la virtualización permite “crear” servidores nuevos en tiempo real sin aprovisionar presupuestos por parte del responsable de TI y reduciendo los tiempos de puesta en marcha de nuevas aplicaciones. Para COLT, duplicar el centro de proceso de datos de una compañía es una opción, y replicarlo en tiempo real es una realidad gracias a su red paneuropea basada en fibra, lo que hace posible ofrecer a las empresas sistemas completos de “business continuity” que permiten responder rápida y eficazmente ante cualquier incidencia.
Además, la introducción de esta nueva tecnología permite una mejor relación calidad/precio, así como una disponibilidad antes difícil de conseguir. En otros términos, el cliente no paga por una infraestructura dedicada por completo sino que comparte con otros la utilización de un sistema pagando únicamente por lo que utiliza, sin inversiones iniciales, y con la posibilidad de crecimiento cuando así lo requiera el negocio. La virtualización busca que el cliente sea corresponsable en los gastos de gestión y aprovisionamiento del servicio.
Por otra parte, gracias a la virtualización, se amplía el espectro de empresas que pueden acceder a planes de continuidad de negocio. Hasta hace poco, esta área era coto reservado de las grandes corporaciones ya que disponían de los recursos económicos necesarios; pero a partir de ahora, a través de la alianza entre externalización y virtualización, las medianas y pequeñas empresas también podrán. Al compartir el alojamiento y pagar por uso, el coste de este servicio se reduce, manteniendo siempre la máxima calidad y el rendimiento como si fuera empleado como por un único propietario.
Probados los múltiples beneficios de la virtualización, puesto que mejora la operatividad de los entornos informáticos y democratiza los planes de continuidad de negocio, al ser una tecnología emergente ha surgido un problema: la seguridad. Últimos estudios, como el publicado por Gartner, vaticinan que la virtualización puede ocasionar algún problema de seguridad, de tal modo que hasta 2009, el 60% de las máquinas virtuales serán menos seguras que sus equivalentes físicos. El principal motivo es que algunos proveedores, precipitados a la hora de adoptar la virtualización, aseguran las máquinas virtuales de igual manera que cualquier sistema operativo, pero esto no proporciona suficiente protección.
Por esta razón, es el propio proveedor quien debe exigirse establecer las máximas premisas que garanticen el servicio al usuario que ha confiado en él. Fiel a su compromiso, COLT asegura esta incertidumbre ya que todos sus servicios, configuraciones, instalaciones, etc., están testados y certificados. Así, ha logrado ser la primera operadora de telecomunicaciones que ha recibido un doble reconocimiento de estandarización de calidad a nivel internacional por gestionar tanto la seguridad de la información como la calidad en el servicio ofrecido a través de dos acreditaciones, ISO 27001 y BS7799. Además, ha sido la única empresa en obtener la exigente acreditación BS7799 part. 2:2002 del “Instituto Británico de Estándares (BSI)” por sus servicios de Data Centres, gestión y administración de su red, así como por su soporte técnico. A esto hay que añadirle el soporte de más de 20.000 kilómetros de red de fibra óptica propia que conecta 10.000 edificios en 32 ciudades europeas, lo que garantiza una fiabilidad de los sistemas cercana al 99,999%. COLT garantiza este nivel de servicio con su SLA, una herramienta de medición, seguimiento y control de los indicadores del nivel de servicio ofrecido, no sólo para reaccionar ante incidencias, sino también para “mimar” al cliente.

Servicios de seguridad gestionados
Las demandas actuales de las empresas han hecho emerger servicios de seguridad gestionados que permiten la gestión, parcial o total, de las soluciones de seguridad con monitorización, protección, escalabilidad y respuesta en tiempo real. A la vez, al tratarse de un servicio gestionado liberan a las organizaciones de las complejidades técnicas inherentes en la implantación y gestión de sistemas y aplicaciones TI, desde la continuidad empresarial, la recuperación tras desastres y el almacenamiento de datos hasta los servicios de mantenimiento rutinarios, lo que significa una mejoría en el rendimiento de la empresa al poder concentrarse en su negocio principal.


Asegura la información almacenada
--------------------------------------------------
El volumen de datos almacenados crece de manera esp

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios