Networking | Artículos | 01 SEP 2007

¿Qué pasa con 3Com?

Las semanas centrales del verano se han refrescado con especulaciones y presuntas noticias que ponían a 3Com en el objetivo de supuestas conversaciones para adquirir la compañía. El pasado julio, Nortel y las firmas de inversiones Bain Capital y Silver Lake Partners –que, junto con TPG, compró recientemente Avaya por 8.200 millones de dólares– fueron identificados en el blog Deal Journal del The Wall Street Journal como posibles compradores. De momento, al cierre de este número, calma chicha, pero eran de esperar tales rumores por creíbles, como es de esperar por creíble que tarde o temprano se materialice una operación de tal calado. El petardazo en este caso estaría más que anunciado.
“¿Qué pasa con 3Com?” es uno de esos comentarios que –con interés o con malicia- suelen saltar en cualquier conversación sobre la situación del sector. A las noticias que llegan a España de la delicada salud de la corporación hay que sumar la misteriosa –o directamente ignota– situación de la filial en nuestro país, hasta hace pocos años brillante en actividad comercial, rápida y decidida en su política de comunicación y marketing, y hoy sumida en un silencio marchito que no indica nada bueno. Peleando ya en otras guerras los antiguos responsables de la filial, que supieron explotar al máximo los días de gloria, hoy hasta las buenas noticias de la compañía –pocas pero algunas llegan– hay que buscarlas vía internacional.
No son evidencias irreversibles pero dan cierta verosimilitud a las informaciones sobre el interés de algunos agentes por hacerse con 3Com. Informaciones (o especulaciones) que la consultora UBS Warburg justifica en el reducido precio de sus acciones y la impaciencia de los inversores. Y en la pérdida de cuota de mercado, habría que añadir. Los días en que ProCurve luchaba por comerse la holgada posición de la compañía en conmutación Ethernet son historia. La subsidiaria de HP lleva tiempo ya haciendo la digestión.
En cualquier caso, el comentario de The Wall Street Journal ha generado todo tipo de opiniones en el sector. Para UBS Warburg, la reciente actividad en el sector por parte del capital riesgo, las ansias de los inversores y los lentos progresos por parte del equipo gestor para incrementar el negocio de conmutación Ethernet tradicional están presionando a 3Com a hacer algún movimiento. La consultora considera que los planes de la compañía recientemente anunciados de hacer pública su subsidiaria TippingPoint “son un paso en la dirección correcta pero nada más que eso”. UBS Warburg cree que 3Com tendrá que intensificar sus esfuerzos por reestructurar su negocio tradicional y/o capitalizar sus activos. Porque lo cierto es que su valor en el mercado es de 1.700 millones de dólares, menor que la suma de sus últimas compras como Huawei-3Com (valorada en 1.800 millones de dólares) y TippingPoint (por 430 millones de dólares)”. Con independencia de lo que finalmente ocurra, a todos nos quedará una enorme deuda con esta compañía pionera de las soluciones de red, que hizo de Ethernet su estandarte cuando otros aún jugueteaban con propuestas perdedoras. La lógica del mercado es implacable.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios