Networking | Noticias | 10 SEP 2019

Posibilidades de las redes 5G no públicas para las empresas

Tags: 5G Red
Mayor privacidad y control en todo el proceso serán clave en la adopción de estas infraestructuras por las organizaciones.
5G Comisión Europea
Redacción

Hay dos tendencias claras entre los especialistas en lo que a la llegada del 5G se refiere: los que apuestan porque será una tendencia redefinitoria en el entorno tecnológico y los que creen que, al menos en los primeros años, se verá más expectativa que realidad en su aplicación, con pocas diferencias notables respecto a otros estándares de red inalámbrica. Sea como sea, el 5G está generando un amplio debate, en el que las previsiones se mezclan con las promesas de futuros usos. 

La firma de análisis Forrester explora en uno de sus últimos informes un elemento derivado de la próxima generación: las redes 5G no públicas. Este modelo surge del planteamiento de compartición voluntaria del espectro, según explican desde la GSMA en un documento del pasado año, y permite, por ejemplo, que los operadores de redes móviles arrienden parte de la frecuencia para que "las industrias verticales puedan construir sus propias redes 5G privadas". 

Para Forrester, esta opción de redes ofrece distintas posibilidades para las organizaciones, que se resumen en una mayor privacidad y aprovechamiento personalizado. Por una parte, estas redes convierten de facto a las empresas en operadores móviles con un ámbito geográfico limitado, de forma que se aseguran el control completo sobre los procesos operativos. 

Del mismo modo, las organizaciones mantienen un mejor blindaje contra posibles incidentes online o frente al espionaje industrial. Como señalan desde Forrester, los datos en redes 5G no públicas se segregan y procesan por separado de las redes 5G públicas, lo que asegura una protección completa de la privacidad de la información relacionada con el proceso y la producción.

La firma de análisis considera que con el 5G se dará un proceso paralelo al del cloud. Con las plataformas en la nube, dice, las compañías comenzaron optando por entornos de nube privada en centros de datos propios, para luego confiar en proveedores externos. A la larga, las organizaciones podrían plantearse si realmente necesitan ejecutar su propia infraestructura 5G, lo que llevaría a trabajar con suministradores de equipos o telecos en la gestión de estos entornos.

En España, el Gobierno abría la posibilidad a que se empleen las redes privadas en la consulta pública que el Ministerio de Economía y Empresa lanzaba el pasado mes de mayo sobre el aprovechamiento de las bandas de frecuencias reservadas al nuevo estándar.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios