Networking | Artículos | 01 DIC 2007

Migración a MPLS ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

Multiprotocol Label Switching (MPLS), en su día dominio exclusivo de grandes corporaciones y operadores de telecomunicaciones, constituye ya una alternativa de mucho mayor alcance. La creciente necesidad de reducir costes, aumentar la productividad, soportar más aplicaciones y elevar la seguridad está jugando fuerte a favor del cambio corporativo hacia esta nueva tecnología WAN.

La creciente popularidad de MPLS (Multi-Protocol Label Switching) no deja indiferentes a las empresas. A su capacidad para integrar voz, vídeo y datos en una plataforma común con garantías de calidad de servicio (QoS), hay que sumar las mejoras del rendimiento y la disponibilidad que se obtienen con esta tecnología, así como su soporte de una amplia y escalable gama de servicios. Su topología de muchos-a-muchos (any-to-any) ofrece a los administradores la flexibilidad para desviar tráfico sobre la marcha en caso de fallo de enlaces y congestión de red. Además, la ingeniería de tráfico y la precisión e inteligencia del encaminamiento basado en MPLS permiten empaquetar más datos en el ancho de banda disponible y reducir los requerimientos de procesamiento a nivel de router. Se trata, pues, de una tecnología de red efectiva en costes, rápida y altamente escalable.


Todos estos beneficios explican que sean ya muchas las empresas que están migrando a servicios basados en MPLS o, al menos, considerando el cambio. Según Nemertes Research, la adopción de servicios basados en MPLS casi se duplicó entre 2004 y 2006. El número de empresas que aseguraban utilizar tales servicios o tener intención de hacerlo antes de finalizar el año pasó en ese período de un 24 a un 42%. En paralelo a esta tendencia, baja drásticamente el interés que despiertan Frame Relay y ATM.
Resulta esencial recordar que MPLS se trata de una técnica de encaminamiento de tráfico IP, no de un servicio. Por tanto, puede ser utilizado para entregar a los usuarios desde redes privadas virtuales IP (VPN IP) hasta Metro Ethernet, e incluso servicios ópticos. MPLS tiene sus raíces en las propuestas IP Switching (de Ipsilon), Tag Switching (de Cisco), ARIS (de IBM) y en algunas otras tecnologías ideadas con el propósito de llevar el tipo de ingeniería de tráfico característico de las redes orientadas a conexión, como ATM y Frame Relay, a las redes IP, no orientadas a conexión (connectionless).


Entre las principales ventajas que MPLS puede aportar a los negocios cabe destacar los siguientes:

Ahorros de costes. Dependiendo de la combinación específica de aplicaciones y de la configuración de red de una empresa, los servicios basados en MPLS pueden reducir los costes entre un 10 y un 25% frente a otros servicios de datos comparables (como Frame Relay y ATM). Y, a medida que se vayan añadiendo a las infraestructuras de networking el tráfico de vídeo y voz, los ahorros de costes empiezan a dispararse alcanzando niveles de hasta un 40%.
Soporte de QoS. Uno de los principales beneficios de los servicios basados en MPLS reside en su capacidad para aplicar calidades de servicio (QoS) mediante la priorización del tráfico en tiempo real, una prestación clave cuando se quiere introducir voz y vídeo en las redes de datos.
Rendimiento mejorado. Debido a la naturaleza de “muchos a muchos” de los servicios MPLS, los diseñadores de red pueden reducir el número de saltos entre puntos, lo que se traduce directamente en una mejora de los tiempos de respuesta y del rendimiento de las aplicaciones.
Recuperación ante desastres. Los servicios basados en MPLS mejoran la recuperación ante desastres de diversas maneras. En primer lugar, permiten conectar los centros de datos y otros emplazamientos clave mediante múltiples conexiones redundantes a la nube MPLS y, a través de ella, a otros sitios de la red. Además, los sitios remotos pueden ser reconectados fácil y rápidamente a las localizaciones de backup en caso de necesidad; a diferencia de lo que ocurre con las redes ATM y Frame Relay, en las cuales se requieren circuitos virtuales de backup permanentes o conmutados. Esta flexibilidad para la recuperación del negocio es precisamente una de las principales razones por la que muchas empresas se están decantando por esta tecnología.
Preparación para el futuro. La mayoría de las empresas han llegado a la conclusión de que MPLS representa “el camino del futuro”. La inversión en servicios WAN convencionales, como los citados ATM y Frame Relay, prácticamente se ha paralizado. Según Current Analysis, si hoy el 44% de las empresas todavía utilizan Frame Relay y un 25% ATM, estos porcentajes pronto bajarán en favor de las nuevas alternativas como IP VPN o Carrier Ethernet, de las que MPLS constituye hoy uno de sus principales soportes.

 

Servicios basados en MPLS
Nivel 3 Border Gateway Protocol (BGP)/VPN MPLS basadas en RFC 2547
Nivel 2 Ethernet: Servicios de LAN Privada Virtual (VPLS); Transport-MPLS (T-MPLS); Provider Backbone Transport (PBT)
ATM/Frame: Emulación Pseudowire de extremo a extremo
Nivel 1 (óptico) Generalized MPLS (GMPLS)


Proceso de cambio
En el proceso de migración hacia MPLS resulta imprescindible comenzar valorando cuidadosamente las necesidades de la red corporativa, solicitar y evaluar después las propuestas de diversos proveedores y, sólo una vez completadas estas fases, proceder a la implementación de los servicios.

Paso 1. Análisis de necesidades
En esta fase, la empresa deberá documentar los siguientes puntos:
1. Ancho de banda. Número de sedes y ancho de banda requerido en cada una.
2. Dispositivos. Tipos de dispositivos y de sus configuraciones.
3. Aplicaciones. ¿Cuántas aplicaciones existen?, ¿de qué tipo de aplicaciones se trata?, ¿con qué frecuencia son utilizadas y por quién?, etc.
4. Características de la aplicación. En este punto conviene plantearse preguntas como: ¿son insensibles a la latencia?, ¿son interactivas?, ¿en situaciones típicas, cuánto ancho de banda consumen?, ¿c&

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 1 comentarios