Networking | Noticias | 10 MAY 2019

Cuatro mitos sobre cómo afectará el 5G a los consumidores

Tags: 5G Red
Un informe de Ericsson explora el valor del futuro estándar de red móvil para los usuarios a través de cuatro de las asunciones comunes de la industria.
5g
Redacción

Después de años de anuncios y estudios, el 5G está comenzando su despliegue comercial a nivel global. 2019 verá los primeros pasos del estándar, con 2020 y 2021 como las fechas en las que esta fase inicial se generalizará por todo el mundo. Sobre el efecto que esta tecnología tendrá en los consumidores hay una serie de concepciones erróneas que parecen haber calado hondo entre la industria. 

Así lo apunta, al menos, la compañía Ericsson en su informe 5G Consumer Potential, para el que han realizado más de 35.000 encuestas online, seis grupos de trabajo con consumidores ('early adopters', pioneros en el uso de distintas tecnologías) y más de 20 entrevistas a altos cargos del sector teleco. Estos son los cuatro mitos más populares y la visión de los usuarios sobre esta generación de red, de acuerdo al estudio.

Mito: Los consumidores no experimentarán beneficios en el corto plazo

El informe certifica que los usuarios sí que esperan percibir un salto cualitativo en varios términos, como el rendimiento, con la velocidad como uno de los aspectos más demandados. Reclaman, además, que las grandes ciudades sean pioneras en el despliegue de 5G para facilitar una mejora en la saturación en redes urbanas: son más los consumidores que perciben problemas en el desempeño en estas zonas que en otras menos pobladas. También se percibe que, con el nuevo estándar, habrá más opciones en las soluciones de banda ancha para el hogar. Actualmente uno de cada tres usuarios está buscando cambiar de proveedor en los próximos seis meses y, entre ellos, ocho de cada diez considerarían una conexión 5G.

Mito: No hay casos de uso que justifiquen el 5G (o el precio a pagar por él)

La mayoría de los participantes esperan que gran parte de las nuevas aplicaciones y servicios que posibilita el estándar se popularicen en un plazo de dos a tres años a partir de la llegada de la red. Hay diferencias, sin embargo, por países: en Estados Unidos se percibe que la llegada será en un año, mientras que en Alemania y Finlandia se pospone a los 30 meses. Entre los usos más populares están los vinculados al hogar inteligente, como el ancho de banda inalámbrica en el hogar o la televisión 5G. Un 67% de usuarios a nivel global se manifiesta dispuesto a pagar más por esta oferta enriquecida y, de media, desembolsarían un 20% más de lo que gastan actualmente en sus servicios de red.

Mito: Los smartphones son (o serán) los únicos dispositivos válidos para el 5G

De hecho, entre los que tienen un smartphone de menos de un año, un 43% de usuarios de iPhone y un 39% de los de Android dicen que no son los dispositivos adecuados para aprovechar las promesas del 5G. Incluso hay entre los expertos quienes creen que los teléfonos inteligentes, tal y como existen hoy en día, afrontan un ciclo de descenso en la adopción, aunque se equilibran con los que opinan que se verá un nuevo desarrollo de los smartphones. Se darán también nuevos formatos, como pantallas plegables, cámaras 360 o proyectores holográficos. Otros de los aparatos que se perfilan como potencial canal de las ventajas del nuevo estándar son las gafas de realidad aumentada: uno de cada dos consumidores creen que se emplearán de forma masiva en 2025. 

Mito: Los patrones de uso actuales marcan el camino de lo que se demandará con 5G

Los propios usuarios apuntan a cambios en el consumo una vez se imponga el nuevo estándar. El uso de datos, por ejemplo, se multiplicará por cuatro en los próximos cinco años, pasando de una media de 5,6 GB al mes por usuario a 21 GB en 2024. En esta evolución tendrá un papel importante el visionado de vídeos, que aumentará con la entrada del 5G y abrirá la posibilidad a la reproducción de formatos de mayor calidad. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios