Networking | Artículos | 01 ENE 2009

Atención al cuello de botella en la WAN

Juan Grau.

El número de usuarios remotos y el teletrabajo crecen rápidamente en la empresa actual. Un reciente estudio de Forrester Research apunta que el 35% de los empleados pueden considerarse “teletrabajadores” al menos en algún momento: las ventas de portátiles superan a las de PC de sobremesa, los puntos de conexión Wi-Fi se multiplican, cada día más trabajadores acceden a la red de la empresa desde hoteles, aeropuertos o desde sus domicilios. Sin embargo, en paralelo se produce otra tendencia: en toda la red corporativa –desde la sede y las sucursales hasta los usuarios remotos– el rendimiento de las aplicaciones se reduce y es cada vez más lento. En los últimos años, se han hecho esfuerzos por mejorar el acceso a Internet sin cables, desplegando más puntos de acceso, adoptando nuevas tecnologías o mejorando las configuraciones de red. Pero se ha prestado menor atención al cuello de botella WAN. Estas redes han hecho frente a una importante proliferación de servicios (VoIP, vídeo, servicios basados en XML...) y a un imparable crecimiento del tráfico. La congestión resultante reduce el rendimiento de las aplicaciones. Y la productividad de los usuarios remotos se resiente debido a la lentitud de las aplicaciones.
Para empezar con buen pie, las empresas deberían empezar a examinar sus arquitecturas WAN e implementar una solución flexible y escalable que responda a las necesidades de sus usuarios móviles. Los factores que ralentizan la WAN son fáciles de identificar. Las claves de una buena optimización WAN se encuentran en los siguientes retos:

Convergencia. Un reto mayor en las implementaciones WAN actuales es la convergencia. Si la VoIP es la base tecnológica para los nuevos sistemas de telefonía, cada vez más empresas usan el vídeo para todo tipo de actividades, desde formación hasta la promoción de ventas, incluyendo entretenimiento. La voz y el vídeo requieren un servicio de red de calidad y gran cantidad de ancho de banda.

Aplicaciones Web muy pesadas. En paralelo a la revolución móvil se ha producido la revolución SOA, que promete una mayor agilidad y eficiencia operativa. Los servicios Web basados es XML son especialmente pesados. Cuando una aplicación de servicios Web sustituye a una aplicación tradicional cliente-servidor, a menudo el consumo de ancho de banda de la aplicación aumenta sustancialmente.

Usuarios remotos y aplicaciones de misión crítica. Hace unos años, la movilidad informática se limitaba al acceso al email y la agenda desde las salas de conferencia. Sin embargo, los patrones de uso están cambiando. Según Forrester Research, un número creciente de usuarios remotos emplean dispositivos móviles para acceder a aplicaciones de negocio desde fuera de la oficina. Los usuarios de estas aplicaciones requieren un alto rendimiento, por lo que exigen más de sus departamentos de TI. Si éstos no puede cumplir con las necesidades del usuario, la empresa perderá una oportunidad clave para mejorar su productividad y acelerar el tiempo de respuesta frente al cliente.

Seguridad. Si los productos de optimización WAN no están integrados con soluciones de seguridad, las organizaciones de TI deberán hacer frente a una dura elección: acelerar el tráfico o hacerlo seguro. Al elegir lo segundo, el rendimiento de las aplicaciones se resiente. Sin embargo, ya no es necesario sacrificar el rendimiento al desplegar soluciones WAN que integren funciones de seguridad. De hecho, constituye un paso lógico. Para acelerar el tráfico, un dispositivo WAN ya está llevando a cabo el análisis del tráfico y la inspección de paquetes que requieren las decisiones de seguridad inteligentes. Los dispositivos WAN están perfectamente posicionados para llevar a cabo controles de seguridad, crean poca sobrecarga y, al eliminar el tráfico ilícito, contribuyen a mejorar el rendimiento de las aplicaciones.

Una vez identificado el problema, la solución está fácilmente a nuestro alcance. Un sencillo software puede hacer que el dispositivo remoto sea tan rápido (o casi) como un PC de nuestra sede central, acelerando o bloqueando aplicaciones según su interés para el negocio. Al mismo tiempo, un dispositivo de aceleración WAN en la sede de la empresa permitirá una comunicación más rápida, eficiente y segura con las sucursales y los usuarios remotos. Los usuarios experimentarán una mayor velocidad en sus aplicaciones al mismo tiempo que el departamento TI podrá controlar y dar seguridad al uso que se haga de los equipos informáticos de la empresa cuando no estén dentro del perímetro.
La mayor parte de los proveedores de soluciones WAN son conscientes de la importancia de la movilidad para las empresas. Al elegir cuidadosamente los productos de optimización WAN que requiere su arquitectura propia, las empresas pueden ofrecer a todos los usuarios una navegación cómoda a través de aplicaciones rápidas y seguras.


Juan Grau
Country Manager de Blue Coat Systems Iberia



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios