Mundo profesional | Noticias | 19 MAR 2020

Vodafone activa un plan en cinco puntos contra la crisis del COVID-19

Estará operativo en los países europeos en los que tiene presencia el grupo al menos hasta el próximo 1 de septiembre.
Vodafone
Redacción

La situación de emergencia sanitaria provocada por la expansión del coronavirus, el COVID-19, está poniendo a prueba la estabilidad de numerosos sectores. Entre los que se consideran críticos está el de las telecomunicaciones, encargado de suministrar la red y los medios a través de los que la ciudadanía se mantiene informada, trabaja y se forma a distancia, además de su relevancia en el entretenimiento. 

Las operadoras son plenamente conscientes de su importancia y desde el primer momento han tomado medidas acordes a esta consideración, buscando garantizar un servicio fluido, acorde a la calidad de la red de fibra y la cobertura móvil con la que cuenta el país. Con ya unos días transcurridos desde la declaración del estado de alarma en España y de pandemia por la OMS, y viendo que no se trata de una situación a corto plazo, algunas comienzan a establecer planes más estables. 

Es el caso del Grupo Vodafone. La organización ha oficializado un plan de cinco puntos con el que quiere reforzar su compromiso con los territorios en los que tiene presencia en Europa, definido por el mantenimiento y soporte de redes, especialmente en las áreas críticas y para el público, el soporte al teletrabajo y al sector empresarial y la información a los organismos públicos sobre movimientos de la población en áreas afectadas. 
 
Así, la compañía se fija como prioridad el mantenimiento de la calidad de servicio de las redes, de cara al apoyo tanto a los gobiernos como a la ciudadanía. Por el momento, Vodafone ha detectado un aumento en el tráfico de datos de un 50% en algunos mercados. Para hacer frente a esta situación y responder a nuevas necesidades y patrones de uso, como el incremento en el teletrabajo, la compañía está ampliando la capacidad de red. 

En esta línea, la empresa está promoviendo distintas iniciativas de apoyo a sectores críticos, como la dotación de esta capacidad adicional a servicios sanitarios o el acceso gratuito a recursos educativos en internet para centros formativos. Aquí, Vodafone insta a los gobiernos a "renunciar al requisito de que los operadores desactiven la tarifa cero cuando el cliente haya consumido todos sus datos". 

Otro de los puntos se centra en la mejora de las comunicaciones destinadas al público, para así hacerle llegar "información precisa y oportuna". Para esto, cuando sea viable, se ofrecen servicios de mensajes de texto a gobiernos, que pueden estar segmentados. En relación al teletrabajo, la teleco trabaja ya con distintas multinacionales y pymes para facilitar el acceso remoto a sus empleos. 

El quinto aspecto con el que el grupo quiere ayudar a enfrentar la crisis del COVID-19 le vincula directamente a los gobiernos. Vodafone quiere proporcionar a las autoridades información basada en grandes bloques de datos anonimizados, que ayude a conocer los movimientos de la población y avanzar en los patrones de expansión del virus para así mejorar su control.  

El plan estará vigente, al menos, hasta el 1 de septiembre, aunque el plazo podría ampliarse en caso de necesidad.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios