Mundo profesional | Artículos | 01 ENE 2008

Se buscan mujeres

Ferran Amago.
Se buscan mujeres con inquietudes intelectuales, curiosidad, imaginación, que sean creativas, prácticas, con capacidad de análisis y percepción, y visión espacial, para trabajar en el sector de las telecomunicaciones… porque falta nos hace.
Se prevé que, para 2010, en el sector TIC se necesitarán cerca de 300.000 profesionales más de los que existen en la actualidad, y estamos hablando de contratos en su mayoría indefinidos (actualmente, un 86% de los contratos son de carácter fijo, según datos del último estudio publicado por Aetic). Entonces, ¿por qué sólo un 31,7% de los trabajadores actuales del sector son mujeres?
El problema aún resulta más preocupante si tenemos en cuanta también los datos del avance estadístico del curso 2005-2006, donde el Consejo de Coordinación Universitaria (CCU) afirmaba que había más mujeres matriculadas en carreras universitarias que hombres, pese a haber bajado el número de alumnos matriculados. Aunque realmente no necesitamos tantos datos. Sólo hace falta acudir a cualquier reunión o congreso de este ámbito para comprobar la baja asistencia y participación de la mujer. ¿Cuál es la razón de esta falta de interés?
No quiero entrar en si hemos alcanzado los ideales de igualdad, ni en si es necesario que la participación de hombres y mujeres esté equilibrada en todos los ámbitos de la sociedad. Mi inquietud va un poco más allá. Si no contamos con el apoyo de más de la mitad de los jóvenes que acceden a la universidad, mayoría que además refleja los mejores resultados académicos, temo por el desarrollo de las tecnologías, y en consecuencia, por el desarrollo de las empresas españolas y de la sociedad en general.
La innovación tecnológica es un factor estratégico para la competitividad de las empresas. Las herramientas de gestión y comunicación cada vez más potentes que ofrece la aplicación de las TIC son claves para el avance de nuestra red empresarial, el desarrollo de nuestras pymes e incluso de la industria española. Si no tenemos suficientes profesionales capaces de implantar y desarrollar este tipo de herramientas, ¿cómo vamos a conseguir equipararnos a otros países donde exista más motivación o un mayor mercado tecnológico?
Si hablamos de un sector que cuenta con una amplia oferta de trabajo, una gran estabilidad laboral y mayor remuneración económica que otras profesiones, me cuesta comprender los motivos por los que faltan casi un 20% de mujeres para que alcancemos una estabilidad entre sexos. ¿Son las mujeres en España especialmente reacias a la tecnología o existen ciertos factores sociales y culturales que las impiden acercarse a este sector? Lo único evidente es que existe un rol que debemos romper.
España es un país donde las carreras técnicas, y más las ingenierías, han estado siempre más ligadas a los hombres, mientras que otras como Farmacia, Filosofía o Letras han sido consideras por la sociedad como estudios para mujeres. Parece mentira que, en el siglo XXI, esta diferenciación siga haciendo mella, dando como resultado la falta de profesionales en áreas como la nuestra.
Desde luego no tiene nada que ver con las capacidades. Son más mujeres que hombres las que acceden a la universidad, obtienen mejores calificaciones y tienen una menor tasa de abandono. ¿Será por tanto un tema educacional? Puestos a buscar culpables, ¿son ellas, sus padres, las escuelas o la propia sociedad la que nos ha llevado a este desequilibrio?
Se considera también que, en general, y mientras no se demuestre lo contrario, nuestro sistema educativo no es discriminatorio con respecto a las mujeres, y afortunadamente cada vez hay más planes de igualdad y existe una mayor conciencia social al respecto. No puedo entender entonces cuáles son las verdaderas causas de la aparente imagen masculina de determinadas carreras.
Ante esta situación, no queda otra solución que salir a la calle y mostrar las bondades de esta profesión, la necesidad de encontrar profesionales con las cualidades adecuadas para desarrollarla y confiar en que sólo se trate de una cuestión de tiempo. Así que lo dicho. Se buscan mujeres.


Ferran Amago Martínez
Decano del COITT

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios