Mundo profesional | Noticias | 21 FEB 2020

Las cuatro etapas de una intranet

Del modelo tradicional al espacio de trabajo digital completo, el sector empresarial en España se encuentra en distintos momentos de su transición.
ordenador
Redacción

Las intranets empresariales son, desde hace años, uno de los indicadores más claros de la apuesta de una organización por la integración de nuevas tecnologías. La apuesta que la compañía haga por la infraestructura a través de la que conectar los espacios de trabajo es reveladora de hasta qué punto está implicada en la transformación digital y en vincularla a la plantilla. 

Desde la compañía Liferay, desarrolladora de una plataforma Open Source, consideran que "la influencia de estas soluciones en los equipos de trabajo es algo constatado", y que el desarrollo de "entornos digitales innovadores" es esencial para conseguir mantenerse competitivas. En relación al grado de desarrollo, la empresa distingue cuatro niveles de madurez en la evolución de una intranet

El primero sería el de las intranets tradicionales, aquellas con un diseño más elemental, que apenas han evolucionado desde los primeros modelos de finales del siglo pasado. Promueven una comunicación unidireccional y descendente, su desarrollo es rápido y sencillo pero, pese a sus posibilidades en comunicación corporativa, muestran falta de personalización y rigidez. 

La fase de intranets avanzadas es en la que están atrapadas gran parte de las empresas españolas. Es la segunda generación de infraestructura, tras la tradicional. Se basan en la colaboración departamental e interdepartamental e incluyen prestaciones como bases de conocimiento, blogs y gestión de documentos, lo que facilita que la plantilla trabaje de forma conjunta y se comunique entre sí. Esto incrementa la motivación y el compromiso. Como problema vinculado, se destaca que se acostumbra a emplear múltiples herramientas, lo que dificulta el trabajo cohesionado. 

En un tercer nivel de desarrollo estaría el espacio de trabajo digital básico. Aquí se facilita la ejecución de distintos procesos de trabajo en la plataforma, como el onboarding, el soporte y resolución de problemas o el desarrollo de productos. Esto conlleva un incremento de la productividad, una mejora de la experiencia de usuario y del nivel de satisfacción y un formento del desarrollo de relaciones. El sector empresarial español está llegando a esta fase en los últimos años. 

La etapa más avanzada sería la de digital workplace completo, en la que la intranet tiene un enfoque centrado en la plantilla y en la optimización de su experiencia, para lo cual integra herramientas como analítica, inteligencia artificial y machine learning. Así se personaliza el trabajo de la infraestructura, individualizando procesos como la automatización de tareas o la entrega de conocimiento. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios