Mundo profesional | Artículos | 01 OCT 2007

Interoperabilidad y divulgación: el siguiente paso de la e-Administración

Fabián Torres.
A día de hoy es un hecho sin paliativos que el decidido empeño de las Administraciones Públicas de nuestro país en la adopción de la administración electrónica prosigue su imparable proceso. Y resulta necesario mantener este ritmo para no distanciarnos de nuestros vecinos europeos y, sobre todo, es imprescindible continuar los progresos en cuanto a la coordinación y la interoperabilidad entre las diferentes Administraciones, toda vez que deben ampliarse los esfuerzos desarrollados para que los ciudadanos conozcan y utilicen los nuevos servicios que brinda la e-Administración. De nada sirve habilitar servicios electrónicos si nadie sabe que existen o desconoce cómo utilizarlos.
Hasta ahora, se han informatizado muchas tareas y procesos dentro de la Administración y se ha abordado una profunda revolución cultural que ha afectado a aspectos como la calidad de los datos, la protección de la información, la adecuación de los organismos públicos a la Ley Orgánica de Protección de Datos o la correcta implantación de las medidas de seguridad asociadas. Esto ha provocado, sin duda, una mejora de su función pública, pero queda mucha labor por delante.
En general, todo este esfuerzo se ha orientado a reducir los plazos de resolución de los trámites, especialmente a través de la creación de un entorno de información compartida que proporciona a los ciudadanos un nuevo medio de comunicación con su Administración. Avanzada toda esta tarea, ahora es el turno de profundizar aún más en la interoperabilidad. Todos los proyectos que se aborden para estimular el flujo de información entre los organismos del Estado posibilitarán que alcancemos antes el objetivo de que las Administraciones estén abiertas las 24 horas del día, simplificando el acceso de los ciudadanos a los servicios y ahorrando en costes de infraestructuras y comunicaciones. Pero lo más relevante será que el ciudadano conozca y pueda usar nuevos servicios con independencia de cuál sea la Administración que los preste.
Además, las Administraciones deberán seguir trabajando sus procesos, porque son los que garantizan unos buenos servicios. En este punto es donde adquirirá importancia la adopción de arquitecturas orientadas a servicios (SOA), porque al posibilitar que las diversas administraciones o, incluso, los departamentos de cada una de ellas puedan compartir información o datos de forma más eficaz y en tiempo real, se mejorará la gestión de las peticiones de los ciudadanos.
Desde luego, podemos alabar las ambiciosas metas que se han marcado las Aministraciones Públicas de nuestro país. De hecho, se están convirtiendo en un referente tecnológico y paradigma de los proyectos más innovadores. Sin embargo, para alcanzar los objetivos que harán posible la Sociedad de la Información en España, las Administraciones deben proseguir la línea que se han marcado y hacer un esfuerzo suplementario por conseguir la interoperabilidad y ampliar la divulgación de la e-Administración. El desarrollo económico y la modernización de España dependen de ello y si la Administración continúa a la cabeza de este proceso de futuro la garantía será mayor.


Fabián Torres, Director de Sector Público - Steria Ibérica

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios