Mundo profesional | Artículos | 01 SEP 2007

Campus Party

Creatividad digital a 50 Gbps
Anualmente, Campus Party concentra en Valencia el talento de miles de apasionados de la informática y las nuevas tecnologías que se reúnen para jugar, desarrollar y compartir online contenidos y conocimientos. La red que sustenta sus actividades debe ser tan flexible como robusta, pues con frecuencia es puesta a prueba, sin resultados en las últimas ediciones, por los propios participantes.

Feria de Valencia acogió a finales de julio y por tercer año consecutivo una nueva edición –y van 11- de Campus Party, uno de los mayores eventos de entretenimiento electrónico en red del mundo. Miles de participantes acudieron al encuentro en el recinto valenciano con sus propios equipos informáticos y el propósito de compartir inquietudes, intercambiar experiencias y realizar todo tipo de actividades relacionadas con el ordenador, las comunicaciones y las nuevas tecnologías. Atendiendo a estos objetivos, Campus Party ofrece varias áreas temáticas donde se abordan cuestiones como la creatividad digital, robótica, astronomía, desarrollo de software, modding o videojuegos, entre otras muchas; aplicaciones todas ellas que demandan una red de alto rendimiento capaz de soportar grandes flujos de tráfico.
Conscientes de los exigentes niveles de conectividad demandados por los “campuseros” y con la experiencia adquirida a lo largo de los años, una de las exigencias de la Asociación E3 Futura, organizadora del evento, fue disponer de una infraestructura de red de área local con 6.000 puertos que garantizara por igual grandes anchos de banda, seguridad y flexibilidad. “Se necesita un gran ancho de banda porque durante el evento la transferencia de enormes volúmenes de datos es constante; la seguridad es imprescindible puesto que la red de un evento de este tipo está sometida a ataques continuos, tanto desde fuera como desde dentro; igualmente, es preciso dotarse de la necesaria flexibilidad como para poder adaptar la red a los requerimientos cambiantes de las distintas actividades y eventos”, explica José María Rodríguez Millán, director técnico de Campus Party. Asimismo, se debía disponer de un equipo humano preparado no sólo en conocimientos, sino también capaz de desenvolverse en este tipo de encuentro. “El tiempo de respuesta ante problemas debe ser muy corto y en un ambiente de mucha presión. Disponer de personal cualificado y adaptado a las peculiaridades de un evento de 24 horas diarias durante una semana es muy importante”. Todas estas exigencias han sido cubiertas, por tercer año consecutivo, por ProCurve Networking by HP y su socio tecnológico Tecnocom.

Enlace de alta capacidad
Los dos pabellones adyacentes que alojan Campus Party marcaban uno de los principales condicionantes a la hora de establecer el modelo de red a instalar. Esta circunstancia hacía necesario “disponer de un núcleo distribuido, en el que todos los elementos dependieran del funcionamiento del enlace entre las dos mitades del core. Para evitar la posibilidad de que la red se saturara, se decidió que la troncal ofreciese una capacidad de 50 Gbps”, afirma Rodríguez Millán.
El diseño se plasmó en la instalación de dos conmutadores ProCurve 5412zl para el núcleo, uno en cada pabellón, y 140 conmutadores ProCurve 2650 de 48 puertos repartidos en las filas de mesas donde se ubican los participantes con sus ordenadores. Estos switches periféricos se conectan con el núcleo mediante enlaces SX de fibra óptica, “con topología de doble estrella cuyos núcleos se conectan mediante el backbone de 50 Gbps”, detalla el director técnico de Campus Party. En total, la infraestructura disponía de 6.100 puntos de red con una velocidad de conexión de 100 Mbps por puesto. La red de área local también proporcionaba acceso a Internet, con un ancho de banda de 5 Gbps suministrado por Telefónica.
Según Rodríguez Millán, “la red soporta los servicios básicos para su gestión (DNS, DHCP), además de servicios propios para cada área de contenido, desde servidores para concursos de seguridad informática, hasta servidores de juegos, además de los servicios internos de control de Campus”. Como complemento a la red cableada, ProCurve suministró una WLAN con cobertura en tres pabellones del recinto de Campus Party, que en esta ocasión, a diferencia de ediciones anteriores, cuando estaba cerrada a la organización del evento, se abrió a todos los asistentes.

Seguridad y flexibilidad
La administración del parque de conmutadores se llevó a cabo mediante la herramienta de gestión de red ProCurve Manager Plus, cuyas funciones de seguridad se emplearon para evitar las amenazas de diversa índole registradas durante la semana del encuentro, como ataques de denegación de servicio o SNMP. En numerosas ocasiones, la hostilidad procedía de los propios participantes de Campus Party, para quienes sabotear la red se ha convertido en un reto, sin éxito hasta ahora, pese a los muchos intentos. Entre otras medidas, “la aplicación de administración permite crear una VLAN de gestión segura que impide el acceso no autorizado, ni siquiera a la interfaz de gestión”, explica Pedro Casado, director de marketing de ProCurve Networking by HP. “Asimismo, ProCurve Manager Plus cuenta con nuevas funciones de filtrado de tráfico no deseado. No obstante, hay que mantener cierto riesgo para garantizar totalmente la flexibilidad de la red y no bloquear contenidos de utilidad para el trabajo de los participantes”.
Por otra parte, y debido a los distintos tipos de aplicaciones que discurren por la infraestructura de comunicaciones de Campus Party, los responsables de la red tenían que garantizar que el tráfico circulara de forma fluida y acorde a las necesidades de los asistentes. Así, las propiedades de los conmutadores ProCurve y su software de gestión permiten establecer políticas para priorizar determinadas aplicaciones, como es el caso de los juegos en línea. “El rendimiento fue excelente en todo momento, con latencias de 5 a 12 milisegundos (ms) en juegos que suelen tener una latencia de 15 ms en LAN”, señala Rodríguez Millán. Concretamente, las competiciones entre participantes de Campus Party disfrutaron de una latencia inferior incluso a 1 ms, mientras que las pruebas con compañeros del exterior tuvieron un retardo a menudo menor de 10 ms.
Durante la semana que dura Campus Party, los asistentes también dedican tiempo a intercambiar contenidos, un tipo de tráfico pesado que ocupa buena parte del ancho de banda de la red pero que no es prioritario. En la edición de 2007, la organización estima que se compartieron 280 Terabytes de información, 200 más que en la del año pasado. Pese al intenso uso de la red por los campuseros, el pico de actividad sólo alcanzó el 80%, frente al 95% de la edición anterior.

Confianza en lo bien hecho
La fiabilidad lograda con el modelo de red desplegado en las ediciones anteriores de este multitudinario encuentro informático ha hecho que sus responsables mantengan el diseño. “El buen funcionamiento de la red es crucial en Campus Party. Por ello, tratamos de no variar la estructura de la red e ir adaptando a ella las novedades, en caso de que sea necesario”. Además, de acuerdo con Rodríguez Millán, “para conseguir ese óptimo servicio de la red, hay que controlar muchos factores. Desde el despliegue eléctrico hasta el participan

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios