Movilidad | Noticias | 07 NOV 2018

Servicios integrados, ataques cibercriminales y nuevos nichos de mercado definirán IoT en 2019

La evolución del Internet de las Cosas pasará por la intensificación de tendencias ya presentes y la aparición de otras nuevas.
ciudad conectada
Redacción

Que el IoT se encuentra en un momento de expansión es algo ampliamente aceptado y asimilado: desde las previsiones que hablan de que para 2023 la cantidad de dispositivos conectados multiplicará por cinco a la de la población mundial a las les que calculan unas cifras de mercado astronómicas, todas reflejan la idea de que el Internet de las Cosas está lejos de tocar techo. Una herramienta de estas características engloba múltiples tendencias y aspectos a tener en cuenta. La analista de Forrester Michele Pelino ha destacado tres como sus predicciones para 2019 en IoT: una nueva oferta de servicios integrados y un nicho de mercado incipiente, además del posible auge de ciberataques a smart cities.

La idea de un hogar inteligente o de elementos de la vida diaria conectados, como unidad en la que todo está vinculado, no acaba de cuajar entre los consumidores, explica Pelino. Cierto que se emplean una serie de servicios y dispositivos inteligentes, pero no se logra que interactúen y trabajen entre ellos, perdiéndose esta visión de conjunto. Ante eso, 2019 verá una popularización de ofertas de suscripción que integran distintos elementos, a modo de plataformas IoT, intentando así dar un nuevo impulso a un mercado aún por despertar. 

Surgirán también otro tipo de servicios, predicen desde la consultora, encaminados a la administración del Internet de las Cosas en las empresas y organismos. Actualmente, el mercado está dominado por ofertas para aspectos como planificación, evaluación, o plataformas de servicios concretos, que ayudan a las organizaciones a desplegar las soluciones de conectividad en distintos mercados o casos de uso. 2019 será el año en que surja un mercado centrado en la parte de ejecución, que se enfoque en la administración, la monitorización y la operabilidad de dispositivos, redes y plataformas. La consultora apunta a la firma de contratos millonarios con proveedores externos, a los que se subcontratará para estas tareas, principalmente entre empresas de manufactura, atención médica, venta minorista y servicios públicos.

Las ciudades inteligentes serán objeto de un mayor número de ciberataques en 2019. La multiplicación de dispositivos, sensores y otros elementos de la conectividad en las localidades exigen una cobertura potente que, si no se consigue, puede poner en riesgo la infraestructura. Si en 2018 ya se vieron algunas muestras de lo que un ataque cibernético puede suponer a las localidades, 2019 verá refinarse esta tendencia, con amenazas tipo ransomware que apuntarán a objetivos concretos que puedan poner en riesgo los servicios a los ciudadanos. El auge de las smart cities pasa, de forma obligada, por un incremento de la defensa ante estas vulnerabilidades, si no se quiere que se acaben convirtiendo en problemas comunes.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios