Movilidad | Artículos | 01 SEP 2008

Redes educativas móviles, el futuro

Antonio Navarro.
Contar con un entorno educativo flexible y dinámico. Éste es el propósito que se le plantea a un buen número de escuelas, institutos y universidades de todo el mundo. Aunque desde hace años la mayoría ya cuenta con algunos ordenadores y sistemas de acceso a Internet, las posibilidades que abre la tecnología inalámbrica inician una nueva etapa para el sistema educativo actual.
De entrada, la tecnología Wi-Fi supone el derribo de las barreras y limitaciones físicas que afronta desde siempre este tipo de centros. Pero no es ésta su única gran ventaja. Además, supone un cambio sustancial para las relaciones profesor-alumno, sobre todo en lo que tiene que ver con agilizar trámites, intercambio de contenidos o realizar consultas en cualquier momento y lugar. Pero, quizás, su mayor potencial reside en su capacidad para convertir los centros educativos en espacios multidisciplinares, en los que el concepto de aula, por ejemplo, puede reinventarse, para trasladar la clase a cualquier lugar del campus y acceder, en todo momento, a información, bases de datos o discusiones online.
Los nuevos medios y la movilidad tienen mucho terreno ganado, ya que la nueva generación de estudiantes está más familiarizada con ellos y los utilizan continuamente en sus relaciones personales. De hecho, los más jóvenes han crecido y viven rodeados de móviles, gadgets y electrónica de todo tipo, y consideran Internet su lugar natural de relación, estudio y ocio. Éste es un gran valor que será clave en su desarrollo profesional y que objetivamente les diferencia y cualifica frente a anteriores generaciones, lo que también exige un nuevo paso adelante en la dotación de todos los centros.
Quizás por ello, gobiernos e instituciones de todo el mundo han tomado muy en serio la aportación que las tecnologías móviles pueden tener en la evolución del sistema educativo actual y han puesto en marcha iniciativas destinadas a potenciar su incorporación, convirtiendo muchos centros en espacios reales de intercambio y comunicación en tiempo real, y conexión a bases de datos mundiales vía Internet. Y todo ello a un coste más que razonable.
D-Link también está trabajando en esta dirección. Ya son muchos los centros educativos en nuestro país y en todo el mundo que están disfrutando de infraestructuras inalámbricas basadas en nuestra propuesta, y la satisfacción es doble ya que, por un lado, el rendimiento de la instalación y la satisfacción del usuario final son óptimos y, por otro, nos complace sabernos contribuidores del progreso y del desarrollo de la sociedad de la información desde sus primeros estadios, es decir, en el sistema educativo.

El valor y el coste
La inversión necesaria para poner en marcha una infraestructura inalámbrica en una escuela típica de este país puede variar según la complejidad de la instalación, el espacio a cubrir o el número de estaciones de trabajo, entre otros muchos condicionantes. Pero lo que es seguro es que estamos hablando de una cifra más que abordable por muchos centros privados y también públicos, ya que estas iniciativas están siendo respaldadas con recursos públicos desde algunos gobiernos autonómicos.
El avance y desarrollo del estándar inalámbrico 802.11n, cuyo último borrador será publicado en pocos meses, es otro avance fundamental que confirmará definitivamente el futuro de las redes wireless, superando claramente su alcance, velocidad, calidad de servicio y seguridad. Precisamente este estándar de vanguardia es la gran apuesta de futuro de D-Link, que, desde el comienzo, ha destinado mucho tiempo y recursos a su desarrollo. Gracias a ello, la compañía se ha convertido en el primer proveedor mundial de equipos y soluciones Wireless N homologados, incorporando continuamente las últimas especificaciones del estándar.
D-Link cuenta con la mayor y más completa oferta del mercado en soluciones y equipos de comunicación Wi-Fi, que pueden convertir cualquier espacio en una WLAN de alta velocidad, con módems, routers y puntos de acceso inalámbricos, adaptadores y tarjetas que permiten desplegar fácil y rápidamente todo un entorno inalámbrico. Contamos con las soluciones y los medios necesarios para abordarlo y extender sus posibilidades a todas las escuelas del mundo. El futuro de los medios wireless ya está trazado y sólo es cuestión de tiempo que se consolide. Y D-Link, sin duda alguna, será protagonista en el avance de esta nueva generación.


Antonio Navarro
Director Comercial
D-Link en España

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios