Movilidad | Artículos | 01 MAR 2011

Mobile World Congress 2011

Banda ancha móvil para todos
Juana Gandía, Francisco Sánchez y Daniel Comino.
A nivel mundial, la industria de la movilidad generó más de 788.000 millones de dólares en 2010, con más de 5.000 millones de conexiones móviles, a las que se sumarán 1.000 millones más a finales del presente año. La inmensa magnitud de estos datos, dados a conocer por GSMA en el transcurso del pasado Mobile World Congress, justifican por sí solos el éxito continuado del evento, que de nuevo en esta edición consiguió cifras récords de visitantes y expositores. La presión sobre los operadores del incremento continuo de la demanda de la banda ancha móvil, las nuevas infraestructuras 4G, Android 3.0 y la nueva generación de smartphones y tablets, así como un amplio espectro de nuevas aplicaciones para el móvil, marcaron la edición de 2011.

Una vez más, la edición de 2011 del Mobile World Congress (MWC) consiguió cifras récord. Más de 60.000 profesionales –un 20% más que en 2010– pasaron por el Mobile World Congres, de los que 30.000 eran altos cargos de empresas y 3.000 directores generales de más de 200 países. En Barcelona estuvieron presentes además casi 1.400 expositores, que han ocupado más de 58.600 metros cuadrados de exhibición y de superficie dedicada a encuentros de negocio. Más de 2.900 medios de difusión online e impresos informaron sobre el evento, y como representación gubernamental, al congreso acudieron delegaciones de 131 países, un 50% más que en 2010.
La muy positiva valoración con que GSMA ha recibido estas cifras hacen confiar a la Generalitat de Catalunya en que Barcelona vuelva a ser elegida –con Milán, Múnich y París también como contrincantes– para acoger esta feria de la telefonía móvil entre 2013 y 2017. Lo que es seguro es que la edición de 2012 volverá a la Ciudad Condal.

Bajo la presión del mercado
De nuevo, Barcelona fue el mayor escaparate de la inmensa y constante innovación en telefonía móvil, así como de su gran capacidad de generación de negocio. Las nuevas generaciones de smartphones y tablets, las últimas versiones de los sistemas operativos más punteros, los despliegues pioneros de 4G, la optimización de las infraestructuras celulares y el efervescente mundo de las aplicaciones móviles marcaron la edición de 2011, que retrató fielmente el punto de inflexión que se está produciendo hoy en la experiencia del usuario. Todas estas áreas de innovación tienen en común contribuir al incremento constante que está experimentando el uso y la demanda de la banda ancha móvil.
La UIT estima que el número de abonos a la telefonía móvil de banda ancha alcanzará los mil millones ya en el primer trimestre de este año y que los usuarios de smartphones ya consumen por término medio un volumen de datos cinco veces mayor que los usuarios de los teléfonos móviles convencionales. Y dado el aumento del número de estos teléfonos inteligentes –los 500 millones de unidades que se estima se están utilizando hoy en día serán 2.000 millones en 2015–, los operadores están viéndose obligados a recurrir a estrategias múltiples para poder satisfacer la demanda. Una estrategia que pasa hoy mayoritariamente por el despliegue de servicios HSPA y HSPA+, en espera de que los incipientes servicios LTE comiencen a ganar masa crítica. El poco eco que en esta edición de MWC ha tenido WiMAX parece confirmar el rol de tecnología de nicho que le tocará jugar en el futuro mundo 4G.
Según datos de Wireless Intelligence, dados a conocer por GSMA en Barcelona, el número de conexiones móviles de banda ancha HSPA se han incrementado un cien por cien año a año hasta alcanzar hoy los 400 millones a nivel mundial. En la actualidad más de 17 millones de conexiones HSPA se añaden cada mes en todo el mundo, en comparación con los casi 9 millones mensuales del mismo periodo de 2010. LTE también experimentará un rápido crecimiento durante los próximos años, aumentando de 4,2 millones de conexiones en 24 países a final de este año a casi 300 millones de conexiones en 55 países para 2015.
En conjunto, durante los últimos 12 meses los operadores de todo el mundo han invertido más de 70.000 millones de dólares en infraestructura de banda ancha móvil y actualizaciones de red, dando un fuerte impulso a HSPA y allanando el camino para que LTE gane tracción real. 2011 será el año en que se consiga el punto de inflexión para LTE, con implementaciones de red en 24 países y la disponibilidad comercial de los primeros teléfonos y tablets basados en esta tecnología impulsando más de cuatro millones de conexiones.

LTE comienza a tomar cuerpo
LTE mejorará los resultados de la mayoría de las redes de banda ancha fija proporcionando una conectividad muy rápida y de alta capacidad de respuesta con velocidades máximas de hasta 100 Mbps. Sin embargo, asegura GSMA, para que LTE consiga el mismo éxito que HSPA, los gobiernos tendrán que liberizar espectro. Tal es el objetivo del anuncio realizado por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en la inauguración del MWC sobre la adjudicación, durante la segunda mitad de este año, del espectro radioeléctrico disponible en nuestro país, que podría aportar al Estado entre 1.500 y 2.000 millones de euros. La adjudicación se hará mediante licitación mixta, un 90% por subastas y el 10% restante por concurso, y supondrá un incremento del 70% del espectro dedicado a comunicaciones móviles.
Entre los planes para lanzar LTE dados a conocer en Barcelona, se encuentran los de Telefónica O2 para iniciar la comercialización de estos servicios en Alemania durante el segundo trimestre del año. Según declaró René Schuster, CEO de Telefónica O2 en Alemania, será este país el primero de aquellos donde el operador español está presente en empezar a ofrecer LTE. Será, inicialmente, en las cuatro ciudades en las que la compañía realizó pruebas piloto el pasado mes de septiembre: Munich, Ebersberg, Halle y Teutschenthal. El despliegue de la nueva infraestructura LTE de O2 correrá a cargo de Nokia Siemens Networks y Huawei Technologies.
Tras Alemania, será Reino Unido el siguiente mercado donde Telefónica comenzará a operar servicios LTE. España tendrá que esperar hasta 2014 o 2015, una vez se encuentren disponibles las frecuencias de 800 MHz ahora destinadas a servicios de televisión.
En cualquier caso, no se espera que LTE comience a registrar crecimientos significativos hasta 2012, cuando la mayoría de los operadores lancen sus redes y Voice over LTE (VoLTE) esté disponible. GSMA, junto con Verizon, Alcatel-Lucent, Ericsson, LG y Samsung, GSMA mostró en MWC los avances conseguidos en VoLTE.

HSPA+ al rescate
Mientras LTE se consolida, HSPA y HSPA+ sigue siendo la respuesta masiva de los operadores a la demanda imparable de banda ancha móvil. A nivel global, más de 2.900 dispositivos de 200 proveedores soportan HSPA y existen en la actualidad 341 redes operativas de este tipo en 132 países. Además, HSPA puede ser actualizado a HSPA+, permitiendo velocidades máximas de entre 21 y 42 Mbps. Con espectro adicional, HSPA+ puede alcanzar velocidades de incluso 84 Mbps. En la actualidad mundialmente hay 76 redes HSPA+ implementadas en 43 países y 52 más en fase de planificació

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios