Movilidad | Noticias | 30 JUN 2014

Los operadores se resisten a añadir rebajas en sus tarifas de roaming

Tags: Movilidad
Coincidiendo con la entrada en vigor mañana 1 de julio de la reducción de los precios de roaming en la UE, Kelisto.es ha publicado las conclusiones de una investigación que señala que las ofertas básicas de este servicio de todos los operadores se limitan a seguir los mismos precios máximos fijados por Bruselas.
BYPD_Citrix
Network World
Según Kelisto.es, los operadores españoles se han limitado a aplicar los precios máximos para el roaming aprobados por la Unión Europea. Sólo algunas compañías han lanzado ofertas especiales, aunque con condiciones, que permiten pagar las llamadas telefónicas desde otros países a un precio menor del máximo establecido. “Esto supone que las operadoras bajan los precios del roaming porque se ven obligadas a hacerlo por la normativa europea y no porque estén pensando en adaptarse a la realidad del mercado o a las necesidades del consumidor. Si así lo fuera, plantearían un sistema de precios que fuera inferior al del precio máximo permitido a la hora de realizar llamadas”, señala Manuel Moreno, redactor jefe de Kelisto.es.
 

La bajada de precios máximos que entra en vigor mañana es del 21% para efectuar llamadas de móvil en el extranjero hasta los 22,99 céntimos el minuto, del 28,5% al recibir llamadas hasta los 6,05 céntimos el minuto y del 25% al enviar un mensaje de texto hasta los 7,26% el minuto. En cuanto a la posibilidad de navegar a través del móvil, los precios máximos se reducen un 55,5% hasta los 24,2 céntimos el MB.

 

En España, los cuatro principales operadores de telefonía móvil ya han anunciado que a partir de mañana ajustarán sus tarifas básicas para cumplir con la normativa. En todos los casos, estas tarifas se ajustan al precio máximo fijado por la Unión Europea. Es decir, que todos cobrarán a sus usuarios 22,99 céntimos por minuto con IVA al realizar llamadas en otro país de la Unión Europea, aunque hay algunas diferencias entre operadores.

 

Por ejemplo, Movistar aplica los precios máximos para cada uno de los cuatro tipos de actividad que hemos analizado (hacer una llamada, recibir una llamada, enviar un SMS y navegar por Internet), aunque carga a los usuarios un establecimiento de llamada de 0,12 céntimos, e incluye los 30 primeros segundos de la llamada bajo ese importe, mientras otras compañías, como Yoigo, han eliminado por completo el establecimiento de llamada. El operador sueco, filial de Telia Sonera en España, también se ciñe a los precios máximos establecidos por la Unión Europea.

Orange, por su parte, lanzó la oferta comercial “Go Europe” el pasado mes de abril, que anunciaba que equiparaba el coste de las llamadas en el extranjero al de una llamada nacional. Orange permite que sus usuarios puedan hablar 60 minutos al día por 1 euro. En cuanto a navegación, la compañía ofrece 100 MB al día también por 1 euro. Superadas esas cifras, tanto en voz como en datos, el usuario puede pagar otro euro y disfrutar las mismas cantidades. Eso sí, el usuario debe darse de alta expresamente en la promoción, ya que los precios no se aplican de manera automática. Si no está dado de alta, se le cobrarán los precios máximos que marca la Unión Europea.

 

Algo similar ocurre en Vodafone, que también cobrará a sus usuarios los precios máximos establecidos a no ser que se den de alta en su oferta específica “Tarifa de viaje Europa”, que por 3 euros al día permite a los clientes RED disfrutar de hasta 1000 minutos, 1000 SMS y 1 GB en un mes. Si se pasan estos límites, o no se está dado de alta en la tarifa, los precios que se cobran son también los correspondientes a los límites máximos fijados por la UE.

 

Recortes de hasta un 90%

Junto a la reducción de precios, desde que comenzó la crisis en 2007 se han abaratado los recargos por itinerancia entre un 80% y un 90%. Los operadores estarán obligados a partir de mañana a ofrecer a los usuarios un plan específico de itinerancia antes de salir de viaje, y además, permitir a sus clientes elegir un operador local para servicios de datos en el país visitado.

 

La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes, ya ha señalado que la reducción de precios no es suficiente y, de hecho, la Eurocámara ya ha aprobado que, a partir del próximo 15 de diciembre de 2015, se prohíba cobrar a los usuarios un precio superior por los servicios de telefonía móvil al que pagan en su propio país.

 

Sin embargo, muchos de los grandes grupos de telefonía europeos se muestran en desacuerdo con la supresión total del roaming, ya que, en su opinión, supondría una reducción drástica de sus ingresos, lo que les llevaría a tener que recortar sus inversiones en el despliegue de fibra óptica.

 

La Comisión Europea ha calculado, por su parte, que la supresión de las tarifas de roaming supondría para los operadores una reducción de ingresos de alrededor de 1.600 millones de euros, aunque esta cantidad se podría compensar de manera parcial porque los usuarios realizarían mayor uso de los servicios de telefonía móvil en la Unión Europea.

 

El roaming no tiene sentido alguno en un mercado único como es el europeo. La reducción de tarifas máximas que entra en vigor mañana supondrá un ahorro para todos los que viajen a la Unión Europea este verano, pero llegan en la fecha en la que ya se había anunciado que se aprobaría su eliminación completa, que finalmente se retrasa un año y medio. En este sentido desde Kelisto solicitamos que, como pide la comisaria europea, se adelante a finales de este año la supresión completa de las tarifas de roaming, en favor de los consumidores”, destaca Moreno.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios