Movilidad | Artículos | 01 MAR 2009

Los límites de la 3G

El próximo mes de marzo hará 10 años que se empezaron a conceder las primeras licencias 3G, un proceso que inició Finlandia y al que, pese a la década transcurrida, todavía no se ha apuntado un buen puñado de países emergentes, curiosamente los que registran mayores tasas de crecimiento en telefonía móvil. Cuando en los mercados más desarrollados ya empieza a probarse LTE, ante un panorama general de saturación y ralentización, otros, como el hindú, todavía andan metidos en el barullo burocrático preparatorio para la adjudicación de licencias 3G, mientras China –ese saco inagotable de consumo– sólo ahora empieza a desplegar infraestructuras de tercera generación. Aparecen hoy estos mercados emergentes claramente como el balón de oxígeno de una industria que empieza a moderar sus hasta ahora imparables tasas de crecimiento, dando espacio vital a una tecnología que en Occidente ya prepara el relevo a nuevas alternativas con mayores anchos de banda.
Pese a la ralentización del mercado en Occidente, la actualización a LTE se irá imponiendo como necesaria para dar cauce a los enormes crecimientos del tráfico móvil de datos que se producirán a medio plazo. Según el estudio Visual Networking Index, Cisco pronostica que el tráfico móvil de datos se duplicará cada año durante el próximo lustro, impulsado muy especialmente por los servicios de vídeo, que contabilizarán el 64% de todo el tráfico móvil ya antes de 2013. Donde Cisco espera un verdadero despegue del tráfico de datos móviles es en el segmento de los portátiles, ya que, antes de 2013, los abonados con tarjetas de datos móviles llegarán a consumir 5 GB al mes en Europa y 4,3 GB en Estados Unidos, frente a los 630 MB y 528 MB correspondientes respectivamente a 2008.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios