Movilidad | Noticias | 16 SEP 2020

La presión de EEUU a Huawei frena el despliegue de 5G

Tags: 5G
La presión del Gobierno federal de los EE.UU., a diferencia de lo que ocurre en otros países, complica el despliegue del 5G en aquel país.
5G
Redacción

Mientras en otros países la aceleración para el despliegue y despegue del 5G marcha según los plazos fijados, dicha operación corre riesgo de frenarse en EE.UU. por la presión que está ejerciendo el Gobierno federal sobre Huawei.

En la Ley de Autorización de la Defensa de 2018 se prohibió a Huawei y ZTE, con sede en China, suministrar equipos al propio Gobierno, y poco después se impuso una prohibición general de importación de material de ambas compañías. Se trata de una situación que complica el panorama competitivo del mercado y, asimismo, y plantea interrogantes sobre cómo podría cambiar la forma del desarrollo del 5G en América como consecuencia de ello.

Michael Porowski, analista de Gartner, es de dicha opinión. Y, en su opinión, aunque "todavía hay un amplio número de proveedores, como son los casos Ericsson, Nokia, Samsung" tanto ZTE como Huawei son opciones más económicas, y tiene claro que "si estuvieran disponibles, podríamos asistir a una adopción un poco más rápida de dicha tecnología".

El sentido que prevalece en la industria es que el equipamiento de Huawei es sofisticado y con un precio muy atractivo, confiesa Christian Renaud, director de investigación en 451 Research, “pero tampoco hay una alternativa clara por la que los desarrolladores optarían en ausencia de Huawei. Es más, también es de la opinión de que existen figuras por las que optar, como es el caso de Nokia o Ericsson, pero es demasiado pronto para decir cuál sería la mejor opción dado que los despliegues actuales son muy limitados".

Esa afirmación se confirma con los mapas de cobertura que ofrecen los propios operadores. Aunque se afirma que el despliegue sobre los EE.UU. sería total, la cobertura geográfica real se limita principalmente a los espacios públicos en los núcleos urbanos de las grandes ciudades. En consecuencia, la mayor parte del despliegue de 5G, en resumen, está por venir.

No obstante, existen razones para un despliegue lento del 5G. En primer lugar, sus puntos de acceso necesitan un despliegue mucho más complejo que la tecnología inalámbrica de la generación anterior, lo que hace que el proceso sea más complicado y consuma más tiempo. “También está la cuestión de que el número de dispositivos de usuario 5G actualmente disponibles es cada vez menor. Es como decir 'Tengo esta superautopista de ocho carriles' antes de que alguien haya inventado los coches", dijo Renaud.

Porque, y es otro de las consecuencias de la prohibición que pesa sobre los fabricantes asiáticos, consideran aquellos analistas, podría ser una fragmentación de las especificaciones que los vendedores siguen para cumplir con los requisitos de 5G. “Por ejemplo, si los fabricantes no chinos tienen que hacer una versión para los mercados donde Huawei y ZTE están permitidos y una versión diferente para los lugares donde no lo están, podría crearles un nuevo dolor de cabeza”, según Renaud, y tiene claro que "Eso trasladará la carga de los costes a los fabricantes de dispositivos para tratar de apoyar las diferentes implementaciones de los portadores. Con ello, habremos creado barreras no técnicas y, esas, a su vez, podrían hacer que la experiencia del cliente se vea afectada”.

Pero también hay que apuntar que 5G ha adoptado un movimiento hacia una mayor interoperabilidad con la tecnología de red de acceso de radio abierta que estandariza las interfaces de software entre las capas de la pila 5G. El empuje es aceptado tanto por los fabricantes como por los vendedores de equipos, haciendo más probable la interoperabilidad, lo que podría atraer aún más jugadores en el futuro.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios