Movilidad | Artículos | 01 ENE 2008

Android abre un nuevo reto para la gestión TI

Hasta los directores de TI a los que no les apasionan los gadgets tendrán que empezar a preocuparse por cómo administrar la nueva oleada de plataformas móviles, con el iPhone de Apple y el Android de Google a la cabeza.
En 2007, la industria de la telefonía móvil se ha visto azotada por dos grandes anuncios. Por una parte, Apple lanzó en junio su revolucionario iPhone, llevando los smartphones de gama alta a las masas y probando que estos dispositivos pueden ser atractivos y fáciles de usar. Y en noviembre, Google puso fin a meses de especulaciones con el anuncio de Android, una plataforma móvil basada en código abierto cuyo lanzamiento está programado para la segunda mitad de 2008. Android está siendo desarrollada por la Open Handset Alliance, una asociación entre Google y los principales fabricantes de teléfonos, operadores móviles, compañías de software, fabricantes de semiconductores y distribuidoras.
El potencial del iPhone de Apple para sacudir a la industria en su mismo epicentro quedó patente el día en que Steve Jobs lo mostró en su Macworld Expo anual; su innovadora interfaz de usuario hablaba por sí misma. Los departamentos de TI con cierta visión de futuro pronto se dieron cuenta de que deberían dar soporte a los empleados, desde el personal de ventas a los directores ejecutivos, que quisieran acceder a las redes corporativas desde sus flamantes iPhones. Que Android vaya a cambiar de forma similar las tareas de soporte del equipo de TI aún está por ver, pero sí hay una cosa cierta y es que Google pretende transformar el mercado móvil. Como Apple, el gigante de las búsquedas tiene buenos fondos, recursos infinitos y un basto conocimiento para dedicarlo a la causa y lograr el éxito en su entrada en nuevos mercados. Ahí están sus éxitos en el campo de la publicidad online. Y para Google, el espacio móvil es una parte crucial de su estrategia de futuro.
Android está basado en un kernel Linux e incluye sistema operativo, middleware y varias aplicaciones móviles, como un cliente de correo electrónico, un programa para SMS, aplicaciones de mapas, calendario y un navegador. Su verdadero valor reside, según los expertos, en que todo el software es de código abierto, lo que permitirá a los desarrolladores crear aplicaciones concretas para una amplia variedad de dispositivos móviles, muchas de ellas destinadas a cubrir necesidades empresariales.
Sin embargo, Google estaría dirigiéndose en primera instancia al público general y, quizá, a través de ellos, podría introducirse en el mercado corporativo. Como afirma Gartner, al fin y al cabo, hay más consumidores que usuarios empresariales, y los teléfonos Android llegarán al entorno corporativo mediante las compras de los consumidores y no de las empresas. No obstante, como sucede con iPhone, muchas organizaciones prohibirán su uso u ofrecerán soporte para usuarios de determinado nivel. En cualquier caso, la consultora señala que, si Android quiere tener éxito en la empresa, habrá de incluir tecnología de firmas como Sybase e Intellisync para incorporar funciones de seguridad.
Pese a todo, lo que sí parece claro es que Google tiene poder para cambiar el mercado y que, en cualquier caso, los CIO deberían estar al día en lo que a Android se refiere pues, si llegara a introducirse en la empresa y no son capaces de gestionarlo en lo que se refiere al uso que de él y sus dispositivos hagan sus empleados, correrían el riesgo de perder el control. La seguridad móvil corporativa no es fácil. La llegada de Android la complicará.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios