Convergencia | Noticias | 24 DIC 2018

Un nuevo proyecto aplica IoT a la navegación deportiva

Minsait y Blink desarrollan una aplicación de medición de nivel de agua basada en Internet de las Cosas.
barcos
Redacción

La aplicación de IoT se está expandiendo a todos los ámbitos de la vida. Aunque sus usos más habituales se asocien al ecosistema tecnológico vinculado al hogar o a la automoción, cada día se ven nuevos ejemplos de empleo de elementos conectados en esferas distintas a estas, y para las que la llegada de la conectividad puede suponer un beneficio asociado. 

Uno de estos últimos casos de uso lleva el Internet de las Cosas a la navegación deportiva. Se trata de un proyecto conjunto de la compañía española Minsait con la argentina Blink. Estas dos empresas han desarrollado Deep, que se presenta como la primera aplicación de medición del nivel de agua para los navegantes deportivos basada en Internet of Things (IoT). Esta herramienta permite enviar directamente a los smartphones de los usuarios información relacionada con el pronóstico de nivel de agua del río, lo que facilita la experiencia náutica al contar con datos clave para la programación de la navegación.

Según explican desde Minsait, Deep utiliza las mediciones emitidas por los sensores IoT y las integra a un modelo de 'big data' y 'machine learning'. Esto posibilita el análisis de los datos con los que puede, por ejemplo, realizar predicciones acerca del nivel del agua o la marea, dando estas informaciones en tiempo real a los usuarios de la aplicación para que puedan planificar su ruta. La aplicación está diseñada para prestar especial atención en aquellos datos que puedan presentar problemas a los deportistas náuticos. Además, envía alertas y notificaciones al smartphone para optimizar el viaje.

Esta herramienta ya ha sido puesta a prueba en una primera experiencia piloto en Río de la Plata. Aquí, los sensores IoT implementados en el Río de la Plata se encargan de medir en tiempo real, mediante señales de ultrasonido, las fluctuaciones del nivel de agua, que pueden variar considerablemente a lo largo de las horas por efecto de las mareas y los vientos al tratarse de un estuario. 

Estos sensores están diseñados para funcionar sin requerir mantenimiento y transmitir sus datos mediante la tecnología Lorawan, una red de baja frecuencia que permite optimizar el uso de energía. Tienen la capacidad de detectar las fluctuaciones en el nivel del agua por efecto de mareas y vientos, y diferenciarlas del efecto de las olas que existan en el lugar de medición. Los dispositivos están diseñados para funcionar también con otras redes de transmisión, como pueden ser NB-IoT o Sigfox.

Aunque por el momento solo se ha probado en Río de la Plata, la herramienta está pensada para poder ser desarrollada en cualquier puerto.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios