Convergencia | Artículos | 01 JUN 2011

Microsoft y Skype, una combinación con gran potencial

Francisco Sánchez.
Todavía no se sabe cuáles concretamente, pero no cabe duda de que la compra de Skype por Microsoft tendrá consecuencias en diversos frentes, especialmente en las comunicaciones unificadas (UC) y en la telefonía móvil. Por un lado, la integración del popular servicio de voz IP con la suite de colaboración y UC de Microsoft ampliaría el alcance de ambos productos, para Skype hacia el segmento empresarial y para Lync incorporando el segmento de consumo. Por otro, la integración de Skype con Windows Phone es de esperar que se produzca con algunas funcionalidades específicas para el sistema operativo de Microsoft que le podrían ayudar a mejorar su débil cuota de mercado. Resumiendo las declaraciones, análisis y opiniones vertidas en las últimas semanas sobre el impacto de la compra de Skype por Microsoft, el panorama al día de hoy podría ser el que sigue:

Colaboración y comunicaciones unificadas. El acuerdo, valorado en 5.950 millones de euros, permitirá a Microsoft conectar Skype y su servicio de voz y vídeo por Internet con su propio producto de comunicaciones unificadas, Lync, para proporcionar funcionalidades de audio, vídeo, chat y conferencia web de nivel empresarial. Una simbiosis que no sólo beneficiaría a Microsoft si no también a otros fabricantes de comunicaciones unificadas que forman parte de la larga lista de partners del ecosistema Lync.
La compra de Skype “pone a Microsoft en una posición cómoda en el mercado de comunicaciones unificadas como servicio para el segmento de consumo”, afirma en su blog Henry Dwing, analista de Forrester Research. Según Dewing, el servicio gratuito de Skype no ofrece las garantías de calidad de servicio que demandan los negocios y que sí encuentran en Lync y otros productos UC para empresas.
Otro analista de Forrester, Ted Schadler, asegura que, con su integración, Microsoft puede unir los dos mundos de las UC, el gratuito dirigido al mercado de consumo y el de pago para empresas, a través de un futuro gateway gestionado que conecte Skype y Lync. Como afirma Shadler en su blog, los usuarios podrían utilizar conexiones de Lync a Lync para conectarse con sus colegas corporativos y conexiones de Lync a Skype para comunicarse con clientes y socios mediante audio, chat y vídeo.
Un tercer analista de Forrester, Charles Golvin, lleva la cuestión incluso más lejos: “la adquisición de Skype por Microsoft muestra que los muros tradicionales entre modos y redes de comunicaciones han sido pulverizados. Skype permite a la tecnología de Microsoft unir aún mas las comunicaciones de los consumidores y las de los negocios”.
La valoración de la propia Microsoft no dista mucho en el fondo de la vertida por los analistas de Forrester. En el anuncio de la compra, Steve Ballmer, CEO de la compañía, dio algunas pinceladas del valor potencial de Skype para su negocio empresarial, dando por sentada su aportación al de consumo. Ballmer cree que en el futuro habrá muchos más usuarios empresariales que se conectan vía llamadas Skype y además considera especialmente interesante las oportunidades que el servicio de voz IP abre para mejorar Lync.
Aunque el CEO de Microsoft reconoce que se estuvo considerando la idea de llegar a una alianza con Skype, finalmente se impuso la opción de compra por el importante papel que las videollamadas online están empezando a desempeñar en las comunicaciones y porque Microsoft podrá sacar mayor provecho de esta tecnología de voz IP si es de su propiedad. Al fin y al cabo, las cifras de Skype lo explican todo: 170 millones de usuarios activos y 600.000 nuevos usuarios cada día.

Telefonía móvil. La consultora IDC ha realizado un primer análisis sobre las repercusiones que esta compra puede tener en Windows Phone y en la reciente alianza con Nokia. La conclusión es clara: puede suponer un valor añadido para atraer a los clientes, pero las operadoras, de telefonía móvil, que obstaculizan el tráfico voz IP por sus redes, podrían recelar de estas posibilidades.
Microsoft ya ha negado que vaya a eliminar la posibilidad de que Skype se pueda utilizar en otras plataformas móviles (como Android o iPhone). “Los productos y servicios Skype del tipo de los que los usuarios conocen a día de hoy seguirán aumentando y mejorando”, aseguraba recientemente el CEO de Microsoft. Pero, según IDC, “el servicio podría ser optimizado e integrado en estrecha colaboración con Windows Phone 7, tal vez con algunas características exclusivas, lo que podría proporcionar un argumento de venta clave para la próxima gama Nokia de teléfonos Windows”. En palabras de Rosalind Craven, analista de IDC, la integración de origen de un cliente Skype en los móviles Windows Phone podría darle ventajas competitivas difíciles de igualar por iOS y Android.

Cerrando el paso al enemigo
Al margen de los beneficios tangibles que Microsoft pueda conseguir con la compra de Skype, la operación le permite alejar el popular servicio de voz IP de las manos de su gran enemigo, Google, y de paso también de otros competidores como Apple. Si Skype hubiera sido comprado por Google estaríamos hablando ahora de su futura integración con las principales aplicaciones de la compañía de búsquedas en Internet como Google Apps, Gmail, Google Talk y Google Voice. Y no hay que olvidar que de alguna manera es invetable que se produzca alguna interacción entre Skype y Android. Todo ello, sin el control directo de Skype, hubiera sido un verdadero varapalo para Microsoft en el mercado movil.
Finalmente, con la operación Microsoft ha conseguido un gran impacto publicitario y mediático que redundará primero en su imagen de marca, y en la generación de nuevos ingresos a la larga. Según el último estudio sobre valor de marca de Millward Brown, Microsoft ocupaba el quinto lugar con 78.999 millones de dólares, un ranking que encabeza por primera vez Apple con 153.000 millones, tras relegar a Google a la segunda posición con 111.500 millones de dólares.

¿Está también Nokia en el objetivo?
Los intentos de Microsoft por afrontar los duros y nuevos retos que hoy plantean sus mercados tradicionales podrían incluir también alguna otra operación sonada. Así lo aseguraba hace unos días en su blog el analista ruso Eldar Murtazin, quien daba como cierta la intención por parte de la compañía de comprar el negocio de móviles de Nokia. Según Eldar Murtazin, que ya anticipó la alianza entre ambas compañía en torno a Windows Phone 7, Microsoft estaría negociando en secreto con Nokia para llegar a un acuerdo antes de finales de año.
Ambas firmas lo niegan, posiblemente temiendo una reacción adversa de sus competidores, pero los analistas ya han puesto en Internet precio a la operación, que podría elevarse a un montante de 22.455 millones de euros, cifra muy superior a los casi 6.000 millones que Microsoft pagará por Skype.


Oak Trial-Windows contra el iPad
----------------------------------------------
Varios analistas coinciden en que, si bien los tablets basados en el primer procesador dedicado de Intel, Oak Trial, podrían no arrasar en el segmento de consumo, sí podrían funcionar entre las empresas. Aunque el iPad brilla en el mercado con luz propia entre los consumidores, Oak Trail podría dar paso a una nueva generación de tablets más seguros y cercanos a las necesidades de software y ha

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios