Convergencia | Noticias | 01 NOV 2018

Los accesos inalámbricos fijos, una oportunidad para el 5G en el despliegue

El aprovechamiento de los accesos FWA puede mejorar la implantación de la nueva generación de red en determinados territorios a un menor coste.
teléfono antiguo
Redacción

El despliegue de redes 5G todavía no se ha estandarizado, aunque en los últimos meses se está viendo un creciente esfuerzo de empresas y administraciones para acelerar su implantación. La próxima generación de telecomunicaciones promete mejorar la velocidad y conseguir una baja latencia, con lo que preparar el terreno para el auge de los dispositivos conectados y la presencia mayoritaria del IoT. En esta tendencia hacia la nueva tecnología, cada actor intenta buscar la mejor forma de posicionarse en el mercado y no perder su oportunidad en la transición a un nuevo estándar que se espera que mejore de forma radical las comunicaciones. 

Un estudio de la compañía GlobalData apunta una de estas vías para aprovechar el filón que las previsiones más positivas indican que será el 5G. El informe señala una tendencia entre los operadores en el mercado de servicios móviles de nueva generación a aprovechar los accesos inalámbricos fijos residenciales, los denominados FWA. Bajo el nombre Conexión inalámbrica fija 5G - Un caso de uso inicial de 5G, el documento señala que estos accesos dotan a los operadores de un mayor ancho de banda que las generaciones anteriores de tecnología inalámbrica fija. Aprovechando esta infraestructura en mercados donde el despliegue de fibra se complica por su alto coste, las telecos pueden ofrecer velocidades de datos comparables a las de la fibra pero con mejores resultados económicos

El interés por el uso de accesos inalámbricos fijos en 5G "cumple la doble función de habilitar la conectividad de último tramo y proporcionar un trampolín para el futuro 5G móvil", según explica el analista senior de infraestructura móvil de GlobalData Ed Gubbins. 

Esto no quita que también sea susceptible de posibles problemas y retos, que comparten también en las frecuencias que ya se han otorgado para el despliegue de conexiones inalámbricas fijas. "Ha habido un interés particular en el uso del espectro de ondas milimétricas (mmWave) para 5G, debido a su alta capacidad y potencial de rendimiento. Sin embargo, mmWave enfrenta problemas de retención de señal y propagación limitada. Estos desafíos son mucho más manejables en el espectro de sub-6 GHz de banda inferior; sin embargo, para las redes inalámbricas fijas, es más probable que estas bandas se usen en áreas rurales".

Aunque el uso de FWA puede ser una oportunidad para los operadores, también hay dudas sobre su potencial real. Para Gubbins, los actores que trabajan con infraestructura de fibra existente pero tienen dificultades por los altos costes de entrega en el último tramo son los más propensos a beneficiarse del uso de infraestructuras FWA para 5G. "Pero una cartera de 5G exitosa deberá incluir múltiples servicios más allá de la red inalámbrica fija para generar ROI. Los proveedores deben abordar las inquietudes del operador sobre el coste y la longevidad de forma más directa y con plazos más claros".



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios