Convergencia | Noticias | 15 MAR 2019

Estos son los principales obstáculos para las 'smart cities'

La falta de inversión y de talento especializado o los intereses políticos pueden dificultar el despliegue de iniciativas inteligentes en las localidades.
ciudad conectada
Redacción

Aunque las estimaciones son diversas, se espera que el desarrollo del IoT en los próximos años alcance cifras inéditas. Por ejemplo, según los datos de Business Insider Intelligence, para 2023 habrá más de 40.000 millones de dispositivos conectados. Un crecimiento importante que se notará en distintos ámbitos, como el de la conducción, con el impulso del vehículo conectado; los dispositivos para el hogar, como los altavoces inteligentes; o las 'smart cities'

En los núcleos de población, la aplicación de los elementos conectados es una de las principales medidas para mejorar en urbanismo y convivencia. En Gandía, por ejemplo, se ha lanzado un proyecto que utiliza redes NB-IoT para el control del consumo de agua. En Amberes y Helsinki, el empleo de dispositivos de este tipo ayuda a la extracción de datos significativos para su gestión. El 5G es la base del plan de ciudades tecnológicas impulsado por Telefónica que, entre otros proyectos, ha probado la aplicación del futuro estándar de red en realidad aumentada con uso industrial.

Sin embargo, el desarrollo de ciudades inteligentes es un proceso no exento de trabas. En un evento reciente, la Plataforma enerTIC ha analizado los principales retos pendientes en los proyectos de 'smart cities'. Los dos principales pasan por el dinero y el talento. Las limitaciones en los presupuestos destinados a medidas para habilitar iniciativas de este tipo son aún importantes, y tampoco se ha avanzado en los perfiles profesionales necesarios para la gestión de la evolución tecnológica o del análisis de datos asociado a estas iniciativas. 

Otra de las barreras apuntadas es la diferencia de ritmos entre, precisamente, el avance tecnológico y las propias administraciones. Al estar en fases distintas, se dificulta la puesta en marcha de proyectos digitales en las localidades, lo que hace que la transformación se aborde de forma paulatina, por servicios o áreas, para integrarla en una única plataforma tecnológica de gestión.

Como último obstáculo, se señalan los problemas con la agenda política. Los proyectos de ciudades digitales son, muy frecuentemente, iniciativas a largo plazo, de las que no se ven resultados inmediatos. Esto puede hacer que muchas administraciones pierdan interés, prefiriendo en su lugar propuestas que les renten en menos tiempo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios