Convergencia | Noticias | 31 MAY 2019

El uso de 5G podría hacer retroceder 40 años los avances en predicción meteorológica

Tags: 5G Red
Organismos de Estados Unidos debaten sobre el empleo de un sensor para la nueva red que podría interferir en los satélites que realizan los pronósticos del tiempo.
veleta tiempo clima
Redacción

Cuando se analiza la llegada del 5G, hay una tendencia general a loar sus beneficios, con la mejora en la velocidad y la latencia que anuncia comunicaciones prácticamente instantánteas, o el impulso al IoT que se prevé que supondrá. Sin embargo, su desarrollo también tiene implicaciones para otros sectores e industrias que no siempre son positivas. Uno de ellos está recientemente de actualidad: su efecto en las técnicas de predicción meteorológica

El diario The Washington Post recoge la polémica entre diversos organismos competentes con el desarrollo del 5G y el estudio del tiempo en Estados Unidos. De un lado se situarían la Comisión Federal de Comunicaciones, la FCC, junto con la industria inalámbrica; del otro, las agencias dedicadas a esta ciencia, con la NASA y la NOAA —la centrada en el estudio de la atmósfera y los océanos— como principales contendientes. Según las investigaciones de estos últimos grupos, el uso de 5G podría interferir con los datos críticos de satélites empleados en la predicción del tiempo

La polémica ha llegado hasta el Congreso de los Estados Unidos. Neil Jacobs, responsable de la NOAA, comparecía ante el Comité de Ciencia para explicar que hay un riesgo de que los cálculos realizados para los pronósticos reduzcan su precisión en un 30%. "Si mirais atrás en el tiempo para comprobar cuándo nuestras habilidades de predicción eran un 30% inferiores a las de hoy, es en algún momento hacia 1980". Esto es, un salto atrás de casi cuatro décadas

En el centro de la discusión está un informe realizado por la NOAA, la NASA y la FCC sobre un sensor de microondas que genera vapor de agua en una frecuencia de 23,8 GHz, muy próxima a la banda de 24 GHz ya subastada y en la que, por tanto, pueden causar interferencias con los satélites de estudio del tiempo. Aunque el estudio no es público porque está aún siendo sujeto de revisión y el sensor analizado nunca ha llegado a emplearse, sí lo ha hecho uno muy similar, que está instalado en varios satélites de la NOAA y otras agencias internacionales. Los grupos vinculados a la industria inalámbrica defienden que el nuevo modelo es menos susceptible de interferir.

Esto no convence a la NOAA, como se trasluce de la declaración de Jacobs ante la cámara de representantes. El responsable de la agencia puso como ejemplo que, con el uso de la tecnología de hace 40 años, no habría detectado con días de adelanto el huracán Sandy, que azotó la costa este de Estados Unidos en 2012.

Se espera que el tema se debata en el encuentro mundial de reguladores del espectro que está previsto para el próximo otoño



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios