Convergencia | Noticias | 31 ENE 2019

El IoT móvil evoluciona para mejorar la cobertura en diversas industrias

Ericsson presenta sus novedades en los segmentos de Internet de las Cosas para usos masivos, ancho de banda, cargas de misión crítica y automatización industrial.
IoT
Redacción

La popularización de IoT y soluciones de conectividad está contribuyendo a cambiar los modelos de negocio de todo tipo de industrias. Un escenario que se verá favorecido por los avances en las redes de comunicaciones, con nuevos estándares como el 5G o wl WiFi 6 que mejoran el tráfico al reducir los tiempos de latencia e incrementar la velocidad. Su aplicación está generando ya beneficios: casi la mitad de organizaciones que ha optado por soluciones IoT obtiene valor de su uso. 

En este contexto, compañías y proveedores actualizan continuamente sus herramientas para optimizar la prestación de servicios de conectividad. La última en hacerlo ha sido Ericsson, que ha presentado su nueva versión de IoT móvil, con mejoras añadidas y soluciones extra con las que espera impactar en cuatro segmentos: IoT masivo, crítico, de ancho de banda y de automatización industrial

La evolución en IoT móvil abarca, para Ericsson, desde casos de uso sencillos a otros más sofisticados. Esta concepción permite a los proveedores de servicios trabajar a dos ritmos, preparándose para las nuevas redes como 5G mientras se actualizan las infraestructuras de LTE. El empleo de técnicas como la partición de red favorece que se apoyen los cuatro segmentos a través de una sola red. Esto ayuda a optimizar los activos para aprovechar las oportunidades de ingresos dentro de las industrias.  

Según explica la empresa, la evolución de IoT móvil ha impactado en estos cuatro segmentos, de los cuales los dos últimos son de reciente aparición. En concreto, el de IoT de ancho de banda admite velocidades de datos más altas y latencias más bajas que las del masivo. En Internet de las Cosas aplicado a automatización industrial prevén que facilite aplicaciones avanzadas con requisitos de conectividad extremadamente exigentes. Con las nuevas soluciones, los proveedores de servicios podrán acceder a una mayor parte del mercado de IoT con casos de uso en diferentes sectores verticales, como en automoción, fabricación y servicios públicos.

Entre sus actualizaciones, el IoT masivo incorpora funcionalidades mejoradas, como la extensión del rango de núcleos NB-IoT a 100 kilómetros, que amplía el límite a esta distancia desde los 40 kilómetros. Lo hace mediante actualizaciones de software, sin cambios en los dispositivos NB-IoT existentes. Para Ericsson, este modelo es aplicable en áreas rurales y remotas, y tiene un empleo óptimo en logística, agricultura y monitoreo ambiental.

En IoT para ancho de banda la compañía presenta nuevas soluciones, que incluyen detección de drones y control de enlace, 'slicing' o repartición de red RAN, manejo avanzado de grupos de suscriptores y Multi-Gigabit LTE para un rendimiento de datos de 2Gbps y una latencia de alrededor de 10 milisegundos. Entre las áreas en las que se puede aplicar están automoción, drones, realidad virtual y aumentada, 'wearables' avanzados y fabricación y 'utilities' inteligentes.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios