Convergencia | Noticias | 17 ENE 2019

Cómo responden los usuarios al coche conectado

Los consumidores se muestran interesados en los beneficios de la conectividad en el transporte, aunque son reacios a gastar más en la compra de un coche con esta funcionalidad.
Trafico vehículos
Redacción

La conectividad tiene en la industria automovilística una de sus grandes áreas de desarrollo, y así lo prueban las predicciones de las compañías de estudios de mercado. IHS Markit prevé que en 2023 habrá 72,5 millones de coches conectados en el mundo, las dos terceras partes del total. Juniper, por su parte, cifra en 62 millones los vehículos que en ese año estarán capacitados para realizar comunicaciones entre transportes o V2V: un crecimiento del 173% respecto a las previsiones de 2019. 

Para llegar a estas cifras cabría esperar que los usuarios van a acoger masivamente esta tecnología de forma positiva. Pero en el camino habrá ciertas reticencias, además de comportamientos distintos según los mercados. Así lo pone de manifiesto el informe 2019 Deloitte Global Automotive Consumer Study, realizado a partir de encuestas a más de 25.000 consumidores de 20 países distintos sobre coches autónomos, eléctricos y el modelo de transporte compartido, además de conectividad. 

Las conclusiones que extrae el documento sobre el interés de los usuarios en el coche conectado se resumen en que sí, hay un reconocimiento de los beneficios, pero no quieren gastarse mucho dinero en ello. Por ejemplo, en Estados Unidos, un tercio de los encuestados no pagaría más por un vehículo de estas características, y el 42% desembolsaría, como mucho, 500 dólares más. Este último porcentaje es similar al de los participantes alemanes, con 2 de cada 5 que, como mucho, asumirían 600 euros más por tener un coche conectado. En el mercado japonés es donde esta cuota es mayor, con un 72% de las personas preguntadas diciendo que se gastarían hasta 450 dólares por estas funcionalidades.

Sobre las posibilidades de la conectividad, lo que más interesa es poder conocer datos en tiempo real sobre congestión del tráfico y alertas de seguridad vial. La visión sobre lo ventajosa que puede resultar esta tecnología cambia mucho según regiones. Son más positivos en países como China e India, con un 79 y un 76% respectivamente de encuestados que esperan beneficios sustanciales. Por el contrario, en Japón y Alemania este porcentaje baja al 36 y 35%. 

Un tema que preocupa de forma mayoritaria es el de la privacidad asociada a la recopilación de datos que se hace a través de los dispositivos conectados. Entre un 63% (en Estados Unidos) y un 40% (en China y Japón) de usuarios dice estar preocupados por los datos biométricos que se captan y comparten con terceros. Todo esto tendrá efectos en la forma en la que se irá incorporando la tecnología de conectividad aplicada a la conducción por los usuarios. Según Joe Vitale, responsable en Deloitte de la parte de automoción, "los consumidores adoptarán lentamente estas tecnologías avanzadas a escala hasta que haya una mejora clara e indiscutible en la seguridad, el coste, la conveniencia y la experiencia superior de cliente de una marca confiable". 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios