Cloud Computing | Noticias | 05 DIC 2018

Diez predicciones para el centro de datos y la nube en 2019

¿Qué traerá el 2019 para los centros de datos y la nube, tanto pública como privada? Estas son nuestras conjeturas.
datacenter
Andy Patrizio

Es esa época del año otra vez en que se planifican las vacaciones, ir al centro comercial es algo estilo Braveheart y la gente hace todo lo posible por no ofender a nadie. En otras palabras, es Navidad.

Esto lleva a una inevitable tradición de mirar hacia atrás en el año y también hacia lo que vendrá. Este año estamos reduciendo el enfoque al centro de datos y la nube, ya que la verdadera batalla en estos días es encontrar un equilibrio entre la nube y las implementaciones locales.

Gran parte de lo que estoy prediciendo ha sido insinuado en investigaciones o en las tendencias emergentes, por lo que no me estoy jugando demasiado el cuello. Solo estoy haciendo suposiciones lógicas y conclusiones basadas en evidencia pasada. Esperemos que eso mejore mi tasa de precisión. Y ahora, aquí dejo diez predicciones para los centros de datos y la nube.

1. El 'edge computing' madura, pero necesita un modelo de negocio

Esto no es difícil de entender. A todo el mundo le gusta la idea de la computación en el extremo. Los operadores del centro de datos lo ven como una oportunidad para aligerar la carga en los servidores centrales, y las empresas lo consideran como una oportunidad de tener un tiempo de respuesta inferior a 10 milisegundos. Proveedores como Vapor IO y Schneider Electric están presentando diferentes modelos para localización en estaciones base, y el 5G está comenzando su lanzamiento nacional.

El problema es quién paga por ello. Eso aún no se ha resuelto. ¿Recaerá en los proveedores de telefonía móvil o en los fabricantes de coches que quieren vehículos conectados? Esta industria tiene un largo historial de inventarse tecnologías y pensar en el modelo de negocio más adelante, y el 'edge computing' es una idea costosa en busca de un propietario. Esto necesita ser resuelto en 2019.

2. La refrigeración por agua se expande

Cuando Google lanzó la versión 3.0 de su chip Tensor Processing Unit AI, también reveló que había cambiado a refrigeración por agua porque el aire ya no era suficiente. Dado que las CPU superan los 200 vatios y las GPU alcanzan los 300 vatios, el enfriamiento por aire simplemente ya no sirve. El agua es miles de veces más eficiente en la eliminación de calor que el aire y más compañías están superando sus temores de que haya una fuga de refrigerante. Además de que, en algunos casos, no tienen otra opción. La demanda de más potencia de procesamiento está impulsando el cambio a la refrigeración líquida.

3. Más IA para cubrir el error humano

Los centros de datos tienen miles y miles de partes móviles: los servidores individuales, el sistema de refrigeración, el sistema de energía y la red para conectarlo todo. Hasta ahora, esto se configuraba manualmente y una vez en su sitio, se dejaba solo. Pero hay una nueva clase de inteligencia artificial, como lo demuestra la startup Concertio, que pone a la IA a cargo de optimizar el equipo a través del monitoreo y ajuste continuo. He visto otros casos en los que la inteligencia artificial se usaba como un monitor constante e incansable para ajustar los sistemas. Me imagino que se verán más esfuerzos de este tipo en el futuro.

4. El crecimiento del centro de datos continúa

El centro de datos no está muriendo, ¿vale? Vamos a aclarar eso. Hay más demandas de cómputo que nunca, especialmente con el advenimiento de la IA, y la nube ha demostrado tener sus costosas desventajas. Lo que significa, sin embargo, es que el centro de datos está siendo reutilizado. Algunas cargas de trabajo van a los proveedores de la nube pública, mientras que otras se asignan al centro de datos. Esto incluye cualquier cosa con conjuntos de datos masivos, como BI, análisis e IA/ML, porque moverlo a la nube es costoso. El centro de datos está cambiando, volviéndose más versátil y más poderoso.

5. Las cargas de trabajo pasan de los 'endpoints' a los centros de datos

Los datos en sí mismos no tienen valor a menos que se gestionen y procesen, y un teléfono inteligente realmente no es el dispositivo para eso. Los teléfonos inteligentes, las tabletas y los PC son recolectores de datos pesados pero no son adecuados para análisis u otro tipo de IA, por lo que los datos se envían a la nube para su procesamiento. Lo mismo se aplica al Internet de las cosas (IoT). Tu modelo de coche de 2019 no procesará los datos; se enviará a un centro de datos para su procesamiento.

6. Los microservicios y la informática sin servidores despegan

La virtualización está bien, pero requiere de muchos recursos. Necesita de una instancia completa del sistema operativo, y eso puede limitar el número de máquinas virtuales en un servidor, incluso con una gran cantidad de memoria. La solución es contenedores/microservicios y, en el extremo, la computación sin servidores. Un contenedor tiene apenas 10 MB de tamaño, en comparación con los pocos GB de memoria de una máquina virtual completa, y sin servidores, donde ejecuta una aplicación de una sola función, es aún más pequeño.

A medida que las aplicaciones pasan de ser monolíticas a pequeñas, las piezas modulares, los contenedores y el modelo sin servidores serán más atractivos, tanto en la nube como en las instalaciones. La clave para el éxito de los contenedores y la informática sin servidores es que las tecnologías se han creado teniendo en cuenta la nube y los sistemas locales y la fácil migración entre los dos, lo que ayudará a su atractivo.

7. AWS y Google se centran en la nube híbrida

Amazon Web Services (AWS) y Google entraron en el mercado de la nube sin tecnología heredada y con un argumento de venta de paso total a la nube. Microsoft e IBM, por otro lado, tenían una enorme base de software heredado y lanzaron una nube híbrida, logrando un equilibrio entre la nube y los sistemas locales. Esto ha permitido a Microsoft posicionarse rápidamente en la posición número dos en el mercado de la nube y también le ha dado a IBM un impulso considerable. Y ahora AWS y Google se están preparando. AWS ha introducido una serie de nuevas ofertas locales, mientras que Google también está reforzando sus servicios locales y ha contratado al exjefe de la nube de Oracle, Thomas Kurian, quien tenía entre manos una propuesta híbrida en Oracle que lo había puesto en conflicto con Larry Ellison.

8. El 'bare metal' sigue creciendo

'Bare metal' significa que no hay software. Alquilas CPUs, capacidad de memoria y almacenamiento. Después de eso, proporcionas tu propia pila de software —todo lo necesario —. Hasta el momento, IBM ha sido el mayor defensor del alojamiento de código abierto seguido de Oracle, y con buena razón. 'Bare metal' es ideal para lo que se denomina 'lift and shift', donde llevas a tu entorno informático desde el centro de datos a un proveedor en la nube sin cambios. Simplemente colocas el sistema operativo, las aplicaciones y los datos en el centro de datos de otra persona.

Y dado que IBM y Oracle son dos importantes proveedores de software para empresas, es natural que quieran que los clientes sigan usando su software pero lo ejecuten en sus centros de datos en lugar de cambiar a un proveedor de SaaS. Sin embargo, AWS se está metiendo en la escena, al igual que los principales proveedores de alojamiento y de nube, como Internap, Equinix y Rackspace. Es atractivo tanto para las empresas como para las pymes y por el mismo motivo: para que no tengan que alojar el hardware.

9. Es un año de ajuste de cuentas para Oracle

Oracle necesita tomar algunas decisiones difíciles este año, y rápido. Su negocio en la nube está fallando y no está al día con los cuatro grandes (AWS, Microsoft, Google, IBM). Su licencia es todavía demasiado complicada. Ha intentado hacerse cargo de un proyecto masivo del Departamento de Defensa llamado Jedi de AWS y se perdió porque no tenía el alcance de AWS. Ha estado bastante tranquilo con respecto a su negocio de hardware, y ahora ha perdido a su líder empresarial en la nube. Oracle no ha dado el salto a la nube con tanto estilo como Microsoft, y si lo va a hacer, tiene que ser ahora.

10. Los proveedores de la nube luchan por los escritorios

Microsoft no es el único proveedor que considera el escritorio como un medio para conectarse a la nube; todos los principales proveedores de la nube están interesados en el mercado de escritorios virtuales. Y con Windows 7 llegando al final de su vida útil en enero de 2020, eso significa que 2019 será un año de transición. La pregunta es: ¿la gente se limitará a pasar a Windows 10 y, por lo tanto, consolidará el control de Microsoft, o abrazarán propuestas como AWS WorkSpaces o Google Chromebooks?

No se pierda el evento sobre tendencias más importante del año.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios