| Artículos | 01 NOV 2002

Mucha confusión en ADSL

Más desencuentros. “En el mes de septiembre había 746.975 líneas de ADSL con tan solo un aumento de 34.449 líneas, consolidándose la tendencia de crecimiento a la baja sobre las 40.000 líneas del mes de junio. Esta cifra está muy lejos también de las 800.000 ó 900.000 anunciadas por Piqué”, denuncia en un comunicado la Asociación de Internautas (AI).
Asegura la AI que “la realidad es terca” y que, pese a los triunfalismos de Ciencia y Tecnología, la banda ancha en España se estanca y el número de ciudadanos conectados también, como se recoge en el recién presentado balance final del Plan de Acción e-Europe (2000-2002), donde se afirma que “España se mantiene a la cola de la media comunitaria en cuanto a uso de Internet en los hogares, las empresas, la ciencia y la enseñanza...”
Para la AI esta lamentable situación se debe a la actitud del Ministerio, que, en su opinión, “se desentiende del interés general para que unas cuantas empresas de telecomunicaciones hagan estupendos negocios a cargo de los ciudadanos. El caso de ADSL es uno más de los más claros exponentes de esta situación”.
Según datos aportados por la Asociación, después de tres años en activo, ADSL “tan sólo llega al 76% de los abonados telefónicos” y su precio, para cualquier hijo de vecino, ya sea físico o jurídico, es de 39 euros al mes; ahora, si quien lo compra es una operadora de telecomunicaciones es de 22 euros al mesmes”.
La realidad, para la Asociación, es que los 746.000 ciudadanos que disponen de ADSL están financiando esta supuesta “libre competencia” a razón de 17 euros al mes. “El Gobierno esta trasladando mensualmente, 12,7 millones de euros desde nuestros bolsillos a las arcas de las operadoras telefónicas”.
Las medidas urgentes propuestas por la Asociación para salir de esta deficiente situación incluyen que el Ministerio y la CMT fijen los precios de ADSL en torno a los 24 euros al mes, incentivar que las operadoras telefónicas gestionen directamente el bucle local de abonado en vez de favorecer la reventa del servicio y extender su ámbito de implantación al 100% del territorio nacional.
No es fácil que la AI imponga sus posturas, máxime cuando Vázquez Quintana, presidente de la CMT, afirmaba a finales de octubre que “quizá sea el momento de favorecer el crecimiento en los márgenes de los operadores para aumentar la inversión”. Hablaba en general, pero sus palabras indican una tendencia que habrá que tener en cuenta. La solución no es fácil: a ninguna de las dos corrientes de opinión les faltan sus razones. Y conciliarlas no es fácil.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios