Actualidad | Noticias | 09 FEB 2005

SBC/AT&T: Reacción en cadena

Aseguran los expertos que la compra de AT&T por SBC podría provocar entre los operadores de Estados Unidos una reacción en cadena de fusiones y adquisiciones que podría cambiar para siempre el paisaje mundial de las telecomunicaciones.
Comunicaciones World

La histórica compra de AT&T por 16.000 millones de dólares anunciada por SBC a finales de enero está desatando todo tipo de especulaciones sobre otras posibles operaciones de similar calado entre el resto de los principales operadores de Estados Unidos. A las noticias sobre las conversaciones que mantienen tanto Qwest como Verizon con MCI, se unen las que adelantan un posible acercamiento entre BellSouth y Sprint. Y es que los observadores aseguran que todos buscan compañeros en el nuevo baile que ahora comienza en las telecomunicaciones norteamericanas. Todos los análisis coinciden en que ninguno de estos jugadores permanecerá impasible ante el intento de SBC por hacerse con el liderazgo en el mercado de servicios para empresas.

Lo cierto hasta el momento es que la unión de SBC y AT&T cambiará el corazón de las telecomunicaciones de Estados Unidos ante la aparición de un megaoperador capaz de ofrecer una amplísima variedad de servicios. El resultado de la fusión se concreta en una base de clientes de alrededor de 120 millones de clientes, unos ingresos de 72.000 millones de dólares y 210.000 empleados, cifra esta última a la que, eso sí, habrá que descontar los despidos ya previstos y otros futuros aún no fijados. Pero los clientes tendrán que esperar entre uno y dos años antes que este acuerdo y los que, por efecto dominó, surjan en el futuro entre otros oepradores tomen cuerpo, advierten los analistas. Se abre, pues, un tiempo de cambios que habrá que seguir con atención.

Entre otras cosas, la adquisición pondrá a SBC en una muy buena posición en el mercado de empresa, algo que satisface plenamente los deseos de la compañía de incrementar su cuota de 5.000 millones de dólares del total de 34.000 millones que representa este negocio en los 13 estados donde está presente, y donde reside el 49% de las empresas Fortune 500. No en vano, AT&T cuadriplica la cuota de SBC en este negocio, si bien este simple dato oculta una realidad palpable: ambos operadores experimentan en la actualidad evoluciones opuestas en cuanto a sus respectivos ingresos en el segmento corporativo. Si los de SBC crecen, los de AT&T disminuyen.

En el cuarto trimestre fiscal, que finalizó el 31 de diciembre, SBC acumuló unos ingresos de 1.400 millones de dólares por servicios de datos para empresas, cifra que supone un crecimiento del 12.6% respecto del mismo periodo de 2003. Y si los ingresos por servicios móviles del operador crecieron un 3,3% , los correspondientes exclusivamente al área de empresas lo hicieron un 5%. Por el contrario, los ingresos de AT&T procedentes del segmento corporativo se redujeron durante el cuarto trimestre de 2004 un 7,4% en relación a los de 2003 en idéntico periodo, totalizando 5.500 millones de dólares. No obstante, aunque los ingresos por datos cayeron un 13,7%, los correspondientes a las ofertas IP y servicios mejorados crecieron un 13%. De estos resultados se deduce claramente que, en estos momentos, IP representa el futuro para AT&T, si bien necesitaba encontrar el modo de mantener a flote ese negocio, algo que parecía imposible que la compañía consiguiese por sí misma, dice la mayoría de los expertos.

En cualquier caso, como sentencia la consultora Probe Financial Associates, "SBC ve en AT&T un fuerte respaldo para sus intentos por fortalecer su posición en el mercado de empresas estadounidense con algo más que una oferta de servicios de acceso local. En este mercado, SBC sólo representa una pequeña parte”.

Para Meta Group, el acuerdo desencadenará una espiral de iniciativas, o, al menos, de intentos de iniciativas, y no sólo entre los competidores naturales de SBC y de AT&T. Según la consultora, serán muchos los proveedores de servicios los que sientan directametne el impacto negativo de la compra. Es el caso de WilTel, Sprint y Covad, entre otros. Un ejemplo: SBC soporta su tráfico de voz y datos de larga distancia sobre la red de WilTel, de la que es esencialmente su mayor cliente. ¿Sobrevivirá WilTel a la pérdida de dólares que representa su contrato con SBC? De hecho, SBC ya ha comentado que mantendrá conversaciones con WinTel próximamente y no hay que ser muy perspicaz para presumir la intención.

Otro ejemplo: el pasado mes de mayo AT&T firmaba un acuerdo a cinco años por el que se convertía en operador móvil virtual de Sprint. Ed Whitacre, CEO de SBC, dejó claro que Cingular Wireless, la joint venture de la compañía con BellSouth, se beneficiaría en el futuro del acceso a la base de clientes empresariales de AT&T. Y sabiendo AT&T que tendrá encima al equipo de Cingular dentro de un año aproximadamente, no es de esperar que la compañía ponga mucho énfasis en su acuerdo con Sprint.

Y otro: Covad es el socio principal de AT&T en DSL, pero esta es un área en la que SBC destaca. Una situación que se repite en otros campos con diversos socios de AT&T.

Aunque en el futuro otras fusiones no se verán necesariamente como negativas, el hecho es que Verizon hasta ahora viene asegurando que no considerará la compra de ningún IXC (Interchange Carrier), es decir, la figura de compañía que opera servicios de larga distancia dentro de Estados Unidos. Sin embargo, son muchos los expertos que aseguran está obligado a mover ficha en ese sentido. Y de los dos IXC que aún existen, señalan a MCI como el que tiene la más fuerte presencia en el mercado de empresa y, por tanto, el más atractivo como objetio de compra para Verizon, que pretende reforzar su posición en este negocio. Es evidente que ahora necesita una potente oferta corporativa para defender su gran negocio en áreas como Boston, Nueva York y Washington, D.C., donde tendrá a SBC como LEC (operador local) alternativo.

Por otra parte, como las empresas y consumidores están cada vez más cortando sus ataduras a las líneas fijas en favor de las móviles, Sprint está reservando 35.000 millones de dólares para adquirir Nextel a fin de convertirse en el tercer mayor operador móvil de s Estados Unidos. Verizon, el número dos de la telefonía móvil del país, al estar centrando también sus esfuerzos en el mercado móvil para obtener nuevos ingresos, tendría en la adquisición de Sprint un buen medio para conseguirlo, dicen los analistas. De hecho, UBS Warburg estima en un informe sobre la fusión de SBC y AT&T que Sprint es el candidato más idóneo para Verizon, que así podría además controlar la red de larga distancia del operador como base del lanzamiento de una potente oferta para empresas.

Mientras tanto, BellSouth, que hace dos años abandonó las negociaciones con AT&T para hacerse con la compañía al no lelgar a un acuerdo en el precio de compra, sería en las actuales circunstancias más bien la presa de posibles adquisiciones, sobre todo por su negocio en su región original, que comprende nueve estados en el Sureste de Estados Unidos.

Como es lógico, una operación de las dimensiones de la fusión de SBC y AT&T no sólo preocupa a sus competidores; tampoco los usuarios han tardado en manifestar sus preocupaciones. Los medios especializados de Estados Unidos, más abiertos a la opinión de los usuarios y consumidores de lo que se acostumbra en este lado del Atlántico, recogen en primer lugar la preocupación que existe en el mercado por las consecuencias que en los precios pudiera tener el fuerte movimiento de consolidación al que podría dar lugar la compra de AT&T. Los analistas, sin embargo, estiman que siempre quedará la suficiente competencia para que los operadores se vean obligados a seguir bajando precios e incrementando la calidad de sus servicios como factor diferenciador. Y no sólo eso. Para este sector de la opinión, si la consolidación lleva a los operadores a controlar y reducir sus costes, estarán en mejores condiciones para invertir en investigación y desarrollo, y, en consecuencia, conseguir innovar más rápidamente y lanzar al mercado mejores servicios de extrem

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios