Actualidad | Noticias | 04 MAY 2009

Los operadores móviles resisten la recesión

Los operadores móviles se están sabiendo adaptar a las nuevas condiciones de mercado impuestas por la recesión, aunque finalmente tendrán que adaptar sus estrategias, según Ovum.
Network World

En el estudio ‘Mobile operators in a recession: lessons and coping strategies’, Ovum asegura que, pese a haber conseguido mantener sus ingresos e incluso incrementar su base de clientes durante 2008, los operadores móviles ven ahora como las tasas de crecimiento están bajando a nivel mundial. Si bien en los mercados emergentes la mayor parte de los operadores están sintiendo ciertas presiones sobre su rendimiento, en las zonas más desarrolladas, como Estados Unidos y Europa, donde la recesión está teniendo un mayor impacto, sus ingresos se están resintiendo pero no de forma alarmante. 
“Los operadores móviles están mostrando una gran resistencia”, afirma Emeka Obiodu, analista senior de Ovum y responsable del informe. Mientras otras industrias han tenido que recurrir a las ayudas gubernamentales, los operadores móviles siguen manteniendo sus inversiones multimillonarias en el despliegue de nuevas redes de alta velocidad. De hecho, tras analizar la situación a escala mundial, hemos detectado que ningún operador móvil se encuentra en una posición económica delicada debido exclusivamente a la recesión”.
En su informe, Ovum identifica los que, en su opinión, son los tres pincipales efectos de la recesión en los operadores móviles. La consultora estima que todavía siguen creciendo e incorporando nuevos clientes y, aunque persiste el riesgo de que los usuarios reduzcan su consumo en telefonía móvil, los operadores están dando los pasos necesarios para evitar o aminorar el impacto de esta tendencia. Sin embargo, el mayor reto al que se enfrentan son las actuales fluctuaciones monetarias, que reducen el valor de sus ingresos y dificultan las inversiones en nuevas infraestructuras de redes.
Para Ovum, el principal desafío para los operadores móviles siguen siendo la regulación y la competencia. “No cabe preocuparse por la recesión cuando los competidores se siguen posicionando para competir mejor. Tampoco tiene sentido preocuparse por la caída de los ingresos por roaming procedentes de los clientes de negocio cuando la Unión Europea puede forzar la rebaja de tales tarifas”, dice Obiodu. “Frente a las manifestaciones de la recesión es posible encontrar fuerzas que no se ven contaminadas por la situación económica y que hay que aprovechar”.
No obstante, Obiodu advierte que la recesión forzará un cambio en la dirección futura de los operadores. “Aunque a corto plazo el impacto es limitado, la recesión finalmente provocará un cambio de paradigma en el pensamiento estratégico de la industria. Las bases del negocio permanecerán, pero el enfoque en la entrega de servicios se transformará”.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios