Actualidad | Noticias | 23 ABR 2010

Los móviles se convierten en traductores en tiempo real

Ya es posible traducir en tiempo real una conversación telefónica. Durante la Mobile Voice Conference que se celebra en San Francisco, Novauris y Fluentian han realizado demostraciones del software que lo permite. En el primer caso una solución orientada a traducir frases de uso común, y en el segundo una aplicación para hospitales.
Oscar García

La traducción instantánea del habla, empieza a dejar de ser ciencia ficción y ya es posible en determinadas situaciones. Novauris ha mostrado un software que se puede ejecutar en un teléfono móvil para que, de forma instantánea, pueda traducir frases de uso común.

Por su parte Fluential trabaja en un sistema basado en servidores que se emplearía para la interpretación en tiempo real en un hospital. Ninguna de las dos soluciones están disponibles comercialmente todavía, pero ambas compañías afirmaron estar técnicamente preparadas para su lanzamiento.

Un traductor universal ha sido un sueño desde hace mucho tiempo en las obras de ciencia ficción, incluyendo la serie de televisión Star Trek. A principios de este año Google anunció que estaba trabajando en un traductor de este tipo, y la fusión de Dial Directions y Sakhr Software el año pasado aumentó las esperanzas de dicho sistema.

La complejidad de la gramática y la cultura, por encima del amplio vocabulario y el habla rápida, han hecho de esta visión una tarea difícil de realizar. Cisco Systems dijo en 2008 que esperaba  poder ofrecer traducción en tiempo real para su sistema de telepresencia al año siguiente. Posteriormente, la compañía dijo que conseguir traducciones precisas era más difícil de lo esperado y que no podía prever cuando estaría disponible la función.

Lo que han desarrollado Novauris y Fluential no puede traducir todo lo que se diga, pero el software está diseñado para llevar a cabo la traducción con la suficiente rapidez para que los usuarios puedan conversar a un ritmo relativamente normal. Cada uno está diseñado para superar los problemas de comunicación en una situación específica.

Yoon Kim, el CEO de Novauris, llamó al software de su compañía un "traductor flexible de frases". La herramienta está diseñada para que los viajeros digan ciertas frases en un teléfono con sus propias palabras, sin tener que memorizar un texto específico, y los traduzca al idioma local, leyéndolos en voz alta a su interlocutor. Para demostrarlo, dijo Kim, en inglés, "Creo que hay un error en la cuenta", y el software lo tradujo automáticamente a una frase japonesa. Luego dijo: "Me temo que hay un error en la cuenta", y se tradujo en la misma frase japonesa.

Si el significado es bastante obvio, la traducción se realiza automáticamente. Si es menos claro, el software mostrará la frase estándar que cree que el usuario quería decir y pide confirmación antes de traducirla y pronunciarla, dijo Kim. Las frases  están construidas para hacer más fácil la interacción para ambas partes. Por ejemplo, el software podría utilizar la frase "por favor señáleme donde está el baño" en lugar de "¿Donde está el baño?", porque una persona que no hable japonés podría no entender las instrucciones verbales de un japonés.

La tecnología de Novauris también puede hacer traducción de dos vías, en las que las frases de cada persona son traducidas al idioma de la otra persona. Siempre que cada uno utilice frases simples y no haga preguntas abiertas, cada parte podrá hablar y escuchar la conversación en su idioma nativo, dijo Kim.

Novauris también ha introducido un poco de sensibilidad cultural en su sistema. Por ejemplo, una frase que se pronuncie de forma contundente en un idioma puede ser traducida a una expresión más amable en otro idioma que utilice un tono más cortés, dijo Kim.

Cualquier smartphone actual tiene suficiente potencia de proceso y memoria para ejecutar el software, que se ha escrito en versiones para Windows Mobile, iPhone y Linux móvil y pronto se adaptará a Android. Un nuevo idioma, se puede añadir en apenas unos segundos, dijo Kim. Novauris está hablando con algunos socios, y Kim cree que los primeros productos comerciales pueden estar disponibles en el mercado el próximo año.

Fluential, que ha desarrollado productos de traducción de voz con la financiación de los EE.UU., mostró un sistema que utiliza técnicas de procesamiento en la nube para traducir una gama más amplia de conversaciones. Su software puede funcionar como un servicio sobre una infraestructura de nube, desplegado en una estación de trabajo en el propio centro de datos de una empresa, o por otros métodos, dijo el presidente y CEO, Farzad Ehsani. La compañía está trabajando en un prototipo de smartphone que funcione sobre una red 3G.

"Esto no es un traductor universal... Maneja del 80 al 90 por ciento de las interacciones comunes de un determinado ambiente", dijo Ehsani.

El software de Fluential incluye tanto la plantilla de traducción, que se ocupa de las frases estándar, como la traducción estadística, que pretende interpretar el habla más abierta. La empresa ha probado en un hospital de San Francisco, donde los pacientes reales que no hablaban inglés lo han utilizado para describir sus dolencias a los profesionales médicos, dijo Ehsani. Las enfermeras fueron entrenadas durante unos 90 minutos sobre cómo usarlo, y los pacientes recibieron alrededor de 40 segundos de instrucciones simples. El sistema alcanzó precisión de la traducción general de 92 por ciento, dijo.

En un hospital, este tipo de conversaciones corren generalmente a cargo de un intérprete humano, con un coste total de entre 0,70 y dos dólares por minuto, dijo Ehsani. Con el sistema de Fluential, costaría alrededor de la décima o vigésima parte de eso.

La compañía se está preparando para lanzar al mercado una primera implementación de su producto, para las conversaciones entre enfermeras y pacientes, y Ehsani cree que podría estar en venta en un plazo de seis a nueve meses. Las versiones para otros entornos, también se encuentran en proceso.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios