Actualidad | Noticias | 05 NOV 2003

La LGT permite envíar e-mails publicitarios sin consentimiento expreso del receptor

Hoy ha entrado en vigor la Ley General de Telecomunicaciones (LGT), que modifica algunos aspectos fundamentales sobre el spam.
iWorld

El envío de correos electrónicos comerciales por parte de empresas a usuarios con los que han tenido algún tipo de relación contractual no requerirá, a partir de hoy, que los usuarios hayan ofrecido su consentimiento expreso.
La Ley general de las Telecomunicaciones modifica el controvertido artículo 21 de LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico), que prohibía expresamente mandar e-mails con comunicaciones publicitarias o comerciales que previamente no hubieran sido solicitados o, cuando menos, expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.
Así, mediante la LGT esta circunstancia no deberá ser aplicada "cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente".
Asimismo, la LGT también elimina el artículo 22.1 de la LSSI, que imponía la obligación de que las empresas solicitaran a los usuarios su consentimiento expreso para utilizar su dirección electrónico con fines comerciales.




Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios