Actualidad | Noticias | 03 NOV 2000

La Justicia francesa determina que las cuentas de `e-mail` del trabajo están amparadas por el secreto de correspondencia

Un correo electrónico, entendido como "mensaje electrónico de persona a persona", es un correo como otro cualquiera, una "correspondencia privada" protegida por el derecho al secreto de las comunicaciones postales, según estableció hoy la Justicia francesa.
Comunicaciones World

Una sentencia del Tribunal Correccional de París condenaba de esta manera a tres altos cargos de la Escuela Superior de Física y de Química Industrial (ESPCI) de París por violación del secreto de la correspondencia.

Los condenados habían interceptado correos electrónicos recibidos o enviados por un estudiante kuwaití, llamado Tareg Al Baho, al sospechar que utilizaba su correo electrónico del trabajo con fines personales. Al Baho ha obtenido una indemnización de 10.000 francos (253.654 pesetas) por daños y perjuicios.

Esta resolución era muy esperada por los juristas, ya que ninguna decisión judicial había determinado a que régimen jurídico responde el correo electrónico de carácter privado pero que transita "a descubierto" por Internet.

Los jueces han deducido que "la Red y la totalidad de los servicios que ofrece, como el de mensajería electrónica, entran en el campo de aplicación de la legislación relativa a las telecomunicaciones".

El abogado de la defensa afirmó que "una carta precintada por su autor y después confiada a un envío postal tradicional, no es lo mismo que un correo electrónico no encriptado, escrito en un ordenador personal y confiado a servidores de mensajería".

(EP/AFP)



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios