Actualidad | Noticias | 07 OCT 2002

La crisis requiere un cambio en los hábitos de los consumidores

No es un secreto que los proveedores de servicio están sumidos en un mundo de problemas. Esta afirmación, realizada por Daniel Briere, CEO de TeleChoice y Russ McGuire, jefe de estrategia de la consultora, no hace más que recordar a los responsables de negocios de las empresas que el final de la crisis no está tan cerca como se ha llegado a augurar. Por el momento una de las soluciones con mayor aceptación ante esta situación es el cambio de las estrategias empresariales.
Comunicaciones World

Según los responsables de TeleChoice, la crisis de las telcos no podrá resolverse sin ayuda, y no estamos hablando de donaciones, despidos o de la creación de nuevas áreas de negocios que puedan incrementar su negocio. El cambio en sus hábitos sí parece ser la salida más viable a los problemas de las compañías de telecomunicaciones.

La fuente de la que emanan los problemas de este sector, según éstos, se llama Wall Street. Diversos informes publicados matizan que cualquier entidad que se embarque en el despliegue de fibra óptica podría considerarse como un loco puesto que la abundancia de capacidad del ancho de banda existente en los mercados metropolitanos no hace rentable este negocio. El exceso de ancho de banda construido no hace necesario realizar más inversiones. Obviamente, la mayoría de usuarios podría discrepar ante esta lógica porque las opciones que ofrece la fibra no alcanzan un porcentaje representativo para los negocios en Estados Unidos.

Las rígidas normas impuestas por el mercado de valores de Wall Street sobre las políticas inversionistas combinadas con la escasez generalizada de capital junto con la creencia de los inversores de que el exceso de inversiones ha sido demasiado fuerte podría traducirse en la escasez de ancho de banda durante los próximos años.

Durante los últimos años los proveedores americanos venían prometiendo un ancho de banda con mayor capacidad a precios reducidos. Este hecho ha producido que los ingresos de los proveedores de servicio hayan caído vertiginosamente tras la promulgación en 1996 de Telecommunications Act, a pesar del abaratamiento de los costes en la construcción de las redes. La crisis de este sector, tal y como ha mostrado el mercado de valore neoyorquino, radica en la excesiva inversión realizada por los SP, un desembolso que no se ha visto recompensado.

Ante esta situación se han propuesto diversas soluciones de las que la mayoría de éstas afectan directamente al bolsillo de los consumidores. Pagar más por mayor capacidad sería una de las soluciones más rentables. Junta a esta propuesta diversos proveedores creen que la colaboración de los usuarios en la creación de paquetes por niveles de importancia con un nuevo modelo de tarificación por paquetes parece ser otra de las salidas a los números rojos de estas compañías.

Los tiempos están cambiando y ante las actuales modalidades de cobro basadas en el uso, podría generalizarse una nueva forma de tarificar los servicios, el cobro basado en la prioridad de los datos.





Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios