Actualidad | Noticias | 22 SEP 2000

La Comisión Europea espera que la Justicia tradicional sea el último recurso en los conflictos de comercio electrónico

El comisario europeo para la Sociedad de Información, Erkki Liikanen, afirmó ayer en rueda de prensa que espera que los confictos de comercio electrónico se resuelvan fuera de la los juzgados tradicionales, en "la medida de lo posible".
Comunicaciones World

Para el comisario, es necesario haya una garantía legal para estimular la confianza de los usuarios, pero acudir a los juzgados debería ser el "último recurso" en las problemas causados por las transacciones electrónicas, que pueden ser resueltas usualmente de una forma más rápida y barata.

Liikanen explicó que la Comisión Europea garantizará los derechos de los consumidores, pero declinó especificar que papel tomará en un supuesto sistema de resolución de conflictos alternativo, afirmando que el asunto necesita más debate.

En la misma rueda de prensa, el comisario dio a conocer los datos de inversión en I+D (investigación y desarrollo) de los países miembros. España invirtió en 1999 un 0,36 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) frente al 0,7 por ciento que destina como media el resto de la Unión Europea.

España se sitúa así por detrás de países como Suecia (0,97 por ciento), Finlandia y Francia (0,9 por ciento), Alemania (0,82 por ciento), Holanda (0,83 por ciento), Austria y Dinamarca (0,72 por ciento), Reino Unido (0,58 por ciento), Italia (0,53 por ciento) y Portugal (0,44 por ciento). Sólo Grecia (0,22 por ciento) e Irlanda (32 por ciento) invierten menos en innovación respecto a su riqueza que España.

En cuanto al número de graduados en ciencias y tecnologías la media europea es de un 37 por ciento, mientras que en España es del 32 por ciento. En cambio, un 58 por ciento de los graduados finlandeses lo han hecho en esta rama, un 47 por ciento de los suecos o un 48 por ciento de los alemanes.

Para evitar estas diferencias entre Estados miembros, la Comisión Europea aprobó ayer una Comunicación en la que recoge las grandes líneas a seguir en los Estados miembros para favorecer la innovación, entre ellas, mejorar sus políticas de apoyo a las empresas de innovación, evitar la burocracia para la puesta en marcha de proyectos y crear el clima y la regulación adecuada para la I+D. Asimismo, señala la necesidad de alentar la innovación para que se integre en el tejido económico y social.
(EP).


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios