Actualidad | Noticias | 02 DIC 2009

Industria busca al proveedor que prestará el servicio universal para 2011

Industria ha hecho públicos los resultados de la encuesta realizada el pasado mes de octubre respecto al servicio universal. De acuerdo a los datos obtenidos, el Ministerio ha decidido incorporar la banda ancha de 1 Mbps y va a abrir un concurso para designar al operador que prestará este servicio.
Network World

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha publicado en su web los resultados de la consulta pública que realizará el pasado 26 de octubre sobre el servicio universal, en la que han participado 87 usuarios, 11 operadores, tres instituciones locales y autonómicas, dos organizaciones sindicales y sociales y una empresa suministradora de equipos y sistemas.

De acuerdo a los resultados obtenidos de la consulta, el Ministerio de Industria ha decidido incorporar la banda ancha al servicio universal con una velocidad mínima de bajada de 1 Mbps. En los próximos meses se procederá a realizar las modificaciones del marco regulador del servicio universal y a realizar la convocatoria para designar el operador que se encargará de su prestación a partir del 1 de enero de 2011.

En cuanto a los operadores que expresan un posible interés en optar a la designación como prestador del servicio universal. Telefónica está interesada en todos los elementos y para todas las zonas; Vodafone solo en algunos; Orange e Hispasat, en el acceso a la red de algunas zonas; Euskaltel para los elementos relativos al acceso a la red y las cabinas dentro del ámbito del País Vasco; y, finalmente, 11888 Servicio de Consulta Telefónica y Yell Publicidad, en lo relativo al elemento de las guías.

De los resultados de la encuesta se deriva que la neutralidad tecnológica que implica la posibilidad de utilizar accesos radioeléctricos como los proporcionados por redes móviles, WiFi o satélite es demandada como una necesidad por parte de los operadores y, en general, aceptada por los usuarios. Particularmente WiFi, siempre que se equiparen las prestaciones y precios de los accesos a través de redes móviles y con más reparos respecto al uso del satélite. Lo mismo ocurre con la posibilidad de establecer límites en los volúmenes de descargas, que es considerada como una necesidad por parte de los operadores, para garantizar el buen funcionamiento de estos sistemas, y aceptada por los usuarios siempre que se limite a evitar abusos de unos pocos que repercutan negativamente en el servicio ofrecido a los demás.

En lo que atañe al uso de las cabinas, se observa una amplia coincidencia tanto en la falta de interés por el servicio de acceso de banda ancha desde las mismas, como en la conveniencia de eliminar la obligación de aceptar el pago con monedas, aunque se matiza que se debe preservar una oferta suficiente, en términos de distancia, de terminales que si las acepten.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios