Actualidad | Noticias | 05 NOV 2003

Hoy entra en vigor la Ley General de Telecomunicaciones

Tras su publicación ayer en el Boletín Oficial del Estado, hoy entra en vigor la Ley General de Telecomunicaciones, que recoge los principios marcados por la Unión Europea, simplificando el proceso de entrada de nuevos operadores en un mercado más flexible, abierto y estable.
Marta Cabanillas

El sector de las telecomunicaciones estrena por fin una Ley creada no para la liberalización, sino gestada con la misión de regular un mercado ya plenamente abierto a la competencia. Entre las principales novedades introducidas por la nueva Ley General de Telecomunicaciones, que obtuvo el visto bueno de las Cortes el pasado 16 de octubre, destaca la desaparición de la necesidad de contar con títulos habilitantes o licencias administrativas, que hasta ahora habían de ser concedidas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para la prestación de servicios. Simplemente, los operadores interesados habrán de comunicar su intención a la Comisión, que se encargará de incluirlos en un Registro de Operadores creado a tal fin. Así, será más fácil entrar en el mercado, pero, en contrapartida, la vigilancia de la CMT sobre los agentes será mucho más activa.

La Comisión deberá analizar de forma continuada la evolución del mercado y de las compañías que en él actúan, siempre alerta contra prácticas potencialmente anticompetitivas. Por su parte, el Ministerio de Ciencia y Tecnología, verá reducidas sus competencias a aquellos puntos más directamente relacionados con el interés común, como la garantía del servicio universal y la privacidad de los datos de los usuarios.

También el Ministerio será el encargado de regular el espectro, en cuanto recurso natural limitado. Para llevar a cabo esta labor, se creará una entidad específica, la Agencia Estatal de Radiocomunicaciones, cuya constitución lleva desde hace tiempo reivindicando el Ministerio. Por ley, se autoriza a los operadores propietarios de licencias de explotación del espectro, siempre y cuando estén en activo, a alquilar capacidad a terceros. Así, de momento podrán hacerlo Telefónica Móviles, Vodafone y Amena, pero Xfera, si desea acogerse a esta posibilidad, deberá antes iniciar su actividad comercial.

Mayor poder sancionador
Con el fin de elevar la efectividad de la vigilancia del mercado, el texto ha endurecido considerablemente las sanciones previstas en el primer borrador para aquellas empresas que infrinjan la Ley, fijándolas en un máximo de hasta 20 millones de euros. Las penalizaciones más elevadas podrán aplicarse cuando las operadoras “con un poder significativo” infrinjan las normas marcadas por la CMT para los dieciocho “mercados de referencia” que la Ley delimita acogiéndose a la Directiva Marco de la Unión Europa para el sector. El concepto de agente con un “poder significativo” viene a sustituir la antigua figura de operador dominante, fijada de acuerdo a parámetros estrictos como era la posesión de una cuota superior al 25% del mercado. En el nuevo texto, el margen de interpretación según los diversos entornos y circunstancias resulta mucho más flexible.

Para el resto de infracciones, las sanciones serán de hasta dos millones de euros (muy graves) y de hasta 500 millones de euros (graves), y el agente infractor podrá ser inhabilitado para la prestación de servicios. También será posible proceder al precinto e incautación de sus equipos e instalaciones.

En el nuevo régimen sancionador destaca, asimismo, la posibilidad de multar con hasta 60.000 euros a los representantes legales y miembros de órganos directivos implicados en las infracciones de las empresas, y se simplifican determinados procesos para que los usuarios ejerzan determinados derechos, como la negativa a ser incluidos en los servicios de identificación de llamada o el bloqueo de publicidad no deseada.

El organismo encargado de imponer estas penalizaciones será la CMT, con lo que se satisfacen las peticiones que este organismo había dirigido al Gobierno para que se le otorgara un papel de mayor peso en la nueva Ley.

Internet, servicio universal
Otra de los principales cambios introducidos en la Ley respecto a la normativa anterior es el reconocimiento de Internet como servicio universal, de acuerdo con las directrices marcadas por la Unión Europea. Por tanto, la Red deberá ser accesible a toda la población por un precio asequible. Uno de los puntos pendientes y en el que Gobierno y operador dominante no han logrado hasta ahora un entendimiento es precisamente la financiación del servicio universal que desde los tiempos de monopolio se consideraba obligación de Telefónica.

A partir de ahora el coste de este servicio será fijado por la CMT, y, en caso de que la cuantía pueda constituir una carga injustificada para el operador dominante, deberán aplicar las medidas oportunas. Es decir, de momento, el asunto queda pendiente una vez más.


Texto completo de la Ley:
http://www.boe.es/boe/dias/2003-11-04/pdfs/A38890-38924.pdf

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios