Actualidad | Noticias | 21 ENE 2000

En Europa sólo hay mercado para una decena de operadores globales, según Ovum

El desarrollo de las redes paneuropeas ofrece enormes oportunidades de negocio a los operadores y podría incrementar la probabilidad de la desaparición de la “distancia”. Pero la oportunidad atraerá una fiera competencia que podría dejar a algunos operadores de lado. Esta es la conclusión del informe que Ovum ha elaborado sobre el mercado paneuropeo de operadores, en el que indica que –al final- sólo una decena de operadores globales se repartirán el mercado trasnacional.
Arantxa G. Aguilera
Las redes paneuropeas han surgido como resultado de la liberalización europea, en combinación con la oportunidad de capturar la enorme demanda de servicios rentables transfronterizos en el continente. La coautora del informe, Rebecca de Coster, señala que, históricamente, las tarifas internacionales de los operadores tradicionales eran muy elevadas. “Por ejemplo, los precios de circuitos alquilados internacionales en Europa eran 20 veces mayores que los equivalentes de Estados Unidos a principios de 1999, debido a la estructura tarifaria artificialmente elevada y al coste de interconexión”.

Las redes paneuropeas reducen el coste de suministro de servicios internacionales mediante la conexión de los países a través de una infraestructura única de red. El ahorro de costes para los operadores y negocios que operan en múltiples países es considerable.

Los operadores están aprovechando al máximo estas oportunidades. Actualmente hay más de 20 redes paneuropeas en servicio, en proceso de construcción o en fase de planificación. Se centran especialmente en las principales rutas europeas, sobre todo las relativas a los centros financieros de Amsterdam, Francfort, Londres y París. Los operadores son nuevos entrantes, operadores no europeos que buscan nuevas oportunidades y operadores tradicionales que están ampliando sus objetivos más allá de las fronteras nacionales. Ovum dice que la cobertura se extenderá a otras rutas del sur de Europa, Escandinavia y el centro y este de Europa durante los años 2000 y 2001.

Esta estrategia es especialmente arriesgada para las firmas sin experiencia en el mercado europeo de telecomunicaciones, según la consultora. Ovum cree que estas firmas dependen de inversores de capital riesgo e instituciones para la construcción de sus redes paneuropeas. La consultora prevé la consolidación de estos negocios entre tipos similares de operadores, sobre todo debido a las adquisiciones o fusiones cuyo objetivo es la entrada en nuevos mercados.

Ovum cree que al final sólo habrá espacio para menos de 10 operadores principales que actúen como proveedores de transporte de larga distancia en Europa. El consejo de la consultora para los operadores es la especialización y la adecuación de sus ofertas para mantener sus ingresos. En su informe, identifica tres escenarios de cambio: la creciente importancia de los servicios de valor añadido IP, el movimiento hacia facilidades de “hotel de operadores”, como el hospedaje de equipos para albergar los servicios de otros operadores y proveedores, y el suministro de redes de extremo a extremo con acceso directo al usuario final, evitando la dependencia de los operadores tradicionales por el bucle de abonado.

Finalmente, Ovum considera que lo que está ocurriendo en Europa no es más que una parte de una gran tendencia de la industria de telecomunicaciones hacia la formación de agrupaciones de operadores globales y plataformas globales de red. La capacidad de ofrecer servicios de extremo a extremo a clientes multinacionales entre las grandes ciudades del mundo sobre una única red será clave para competir en el futuro entorno de las telecomunicaciones. Esto implica tener presencia en los tres grandes mercados de telecomunicaciones: Norteamérica, Asia-Pacífico y Europa.
www.ovum.com

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios