Actualidad | Noticias | 05 OCT 2005

El IEEE aprueba el estándar para calidades de servicio en WLAN

La especificación 802.11e para mejorar la transmisión de voz y vídeo sobre redes LAN inalámbricas ha recibido finalmente el visto bueno del Instituto de Ingeniería Electrónica y Eléctrica (IEEE). De esta forma se cierra el largo proceso de aprobación de este estándar, esperado desde 2001.
Comunicaciones World
El estándar 802.11e se compone de un conjunto de técnicas para priorizar tráfico y prevenir la colisión y el retraso de paquetes, que debería mejorar la experiencia del usuario al realizar llamadas VoIP y ver vídeo sobre redes LAN inalámbricas. La WiFi Alliance ha adoptado un subconjunto del estándar, llamado WiFi Multimedia (WMM), que está siendo implantado por diversos fabricantes de equipos WLAN.
En las redes inalámbricas basadas en el estándar 802.11, todos los usuarios comparten la capacidad de la red y ningún paquete tiene prioridad sobre otro. Normalmente, esto no supone ningún problema entre las aplicaciones de datos –por ejemplo, en el intercambio de correo electrónico o la navegación por Internet-, pero con las llamadas de voz y la transmisión de vídeo todos los paquetes tienen que cruzar la red al mismo tiempo.
La especificación 802.11e establece la prioridad de los paquetes mediante la definición por defecto de cuatro tipos de tráfico -voz, vídeo, best-effort y tareas de background-, si bien estas categorías pueden cambiarse. Para clasificar cada paquete, el estándar utiliza marcadores similares a los empleados en redes Ethernet cableadas. Al examinar esos marcadores, el punto de acceso pude otorgar la máxima prioridad a los paquetes de voz, seguidos por los paquetes correspondientes al vídeo, etc. Esta técnica se combina con otros mecanismos para prevenir colisiones entre paquetes.
Bueno pero...
Para IDC, el estándar es adecuado para pequeños despliegues WLAN pero podría resultar inapropiado para aplicar QoS en entornos empresariales de gran escala, según uno de los analistas de consultora. El problema de 802.11e es que la prioridad se ejecuta desde el dispositivo cliente, por lo que “cualquiera tiene la capacidad para marcar el correo electrónico como de alta importancia”. En los grandes despliegues el control deberá ejecutarse en los servidores centralizados o en los mecanismos de red.
De hecho, algunos fabricantes pretenden incluir mecanismos más avanzados para aplicarlos de forma paralela al 802.11e en los equipos WLAN y cubrir así las necesidades de QoS en grandes entornos. No obstante, por ahora, “el nuevo estándar es lo suficientemente bueno, pues el uso de aplicaciones que necesitan garantías de QoS en WLAN es aún limitado”, comentan desde IDC.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios