Actualidad | Noticias | 19 JUN 2001

El 83 por ciento de las empresas no denuncia los ataques informáticos, según un estudio

El 83 por ciento de las empresas admite no haber emprendido nunca acciones legales tras sufrir un sabotaje en su entorno de comercio electrónico, según un recoge un estudio de la compañía KPMG elaborado a escala internacional en modo de encuesta.
Comunicaciones World

Los resultados señalan que sólo el nueve por ciento de los encuestados reconocen haber sufrido algún tipo de ataque en sus sistemas de seguridad en los últimos doce meses. Aunque el número de ataques registrado en el estudio es todavía bajo, pone de manifiesto que es un "problema creciente" en empresas de todo mundo, afirma la empresa.

Sin embargo, y pese a este incremento, sólo el 17 por ciento de las organizaciones que sufrieron algún tipo de sabotaje emprendieron acciones legales. Este reducido porcentaje se debe, entre otras razones, a la inexistencia de medidas legales adecuadas contra el fraude informático y a la falta de pruebas contra el trasgresor, según el estudio.

ASUNTO INTERNO

Por otro lado, el 72 por ciento de las empresas estudiadas se muestran ser reacias a admitir que sus sistemas de seguridad han sido saboteados, por miedo a ver dañada su reputación, prefiriendo perseguir el fraude como un asunto interno, sin dar ninguna información al respecto a agentes externos.

Además, el 65 por ciento de las compañías analizadas admitieron no realizar auditorías específicas de seguridad en sus sistemas de comercio electrónico y sólo la mitad de los encuestados tienen procedimientos de respuesta ante incidentes de este tipo.

Según las empresas, las principales amenazas son los 'hackers', la no implantación de una estrategia de seguridad y la falta de cultura corporativa antifraude. El estudio revela también que el 79 por ciento de los encuestados creen que existen mayores probabilidades de sufrir un ataque informático procedente de Internet o de otros accesos externos, que interno.

EMPLEADOS

No obstante, el informe indica que "no es una sorpresa" descubrir que el mayor riesgo para las empresas reside en empleados antiguos o descontentos que conocen muy bien el sistema que sabotean.

Los ataques a la seguridad cometidos por agentes internos crecen en función de la insatisfacción de los empleados y de la ética de la propia compañía, según Davis Gohsh, socio de la empresa Forensic & Litigation Services, especializada en trabajos de investigación de sabotajes.

La mayoría de las empresas participantes en la encuesta reconocieron que sus sistemas de seguridad 'online' podrían ser mejorados por sistemas que controlen la penetración de un ataque informático, el uso de 'software' específicamente diseñados para el entorno 'e-Commerce', junto con una mayor utilización de tecnología de encriptación.

(EP)


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios