Actualidad | Noticias | 18 DIC 2007

El 30% de las empresas de logística y distribución ya han implantado soluciones de RFID

La adopción de las tecnologías de identificación por radiofrecuencia (RFID) se está generalizando entre las empresas de distribución y logística españolas. Esta es una de las conclusiones principales que se extraen del informe "Estado actual de RFID en España", elaborado por IDTrack (asociación europea para la identificación segura), junto con IBM.
Nuria Cordón

“Estamos convencidos de que RFID es una tecnología de futuro”, ratificó Lluis Soler Gomis, director de IDTrack, durante la presentación del estudio en el que se extrae que un 30% de las empresas encuestadas ha implantado ya tecnologías RFID y el 83% se muestra satisfecho con los resultados obtenidos. Sin embargo, esta tecnología no es totalmente conocida por las compañías, ya que un 28% aseguró no conocerla, aunque, entre aquellos que si la conocen, el 54% apunta a la gestión de materiales como la aplicación más valorada, seguida de la gestión de stocks (33,3%), la logística (26,4%) o la automatización industrial (18,1%).

Entre las principales ventajas que aporta RFID para las empresas encuestadas, destaca la posibilidad de disponer de un mayor control en todo el proceso de distribución de los productos (58,1%), seguido de la reducción de errores en la información de productos (32,3%) y de la identificación de forma individual de cada unidad (25,8%).

Por último, entre las razones que encuentran las organizaciones para no implantar un sistema de RFID se encuentra la falta de necesidad, con un 42,9%; el alto coste, con un 12,9%; o la falta de información, con un 10%.

Según Manuel Oscar Labarga, director de tecnologías emergentes de IBM España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía, se pueden destacar cuatro claves para que una implantación RFID tenga éxito: “que esté basada en estándares, es decir, en entornos abiertos, ya que ha de ser escalable y fiable; que se de una mayor visibilidad de las ventajas que puede aportar a otras áreas; que se produzca un estudio en el que se analicen claramente los beneficios de negocio; y que sea una área de innovación dentro de la empresa”. Para Labarga, el valor real de RFID “llega cuando se integra esta tecnología con los procesos de negocio, lo que nos permite tener una visión global de lo que la identificación, localización y el control posterior de dicho artículo puede aportar al negocio. Para ello, es fundamental contar con un diseño y arquitectura técnica adecuada, así como un análisis detallado de cómo la implantación de esta tecnología puede mejorar los procesos de negocio”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios