Actualidad | Noticias | 03 ENE 2002

El 15% de las empresas usuarias de Windows planea cambiar a Linux o UNIX

Muchos usuarios corporativos de Windows han decidido no seguir el ciclo de lanzamiento de nuevas versiones y se están planteando abandonar el sistema operativo de servidor de Microsoft debido a las constantes actualizaciones que requiere, según una encuesta realizada por la consultora IDC.
Arantxa G. Aguilera

La mayoría de los directores de TI encuestados afirma que no está actualizando los sistemas operativos de servidor ni los de sobremesa al mismo ritmo que Microsoft lanza las actualizaciones. IDC encuestó a más de 300 directores de TI usuarios de Windows NT o Windows 2000.

Los usuarios de Windows no tienen prisa por instalar Windows XP en los equipos de sobremesa, ni la próxima versión de servidor, Windows .Net Server, según IDC. Junto al coste y la complejidad técnica de actualizar los sistemas, los clientes afirman que todavía están trabajando en el despliegue de los sistemas con Windows 2000. Al Gillen, analista de sistemas de IDC, afirma que “los usuarios dicen que irán cambiando el software en función de sus planes, no de los planes de Microsoft”. Esta tendencia entra en conflicto con el nuevo programa de licencias por volumen de Microsoft, License 6.0, que requiere que los usuarios corporativos estén actualizados a las últimas versiones, o se arriesgarán a pagar más por el software.

Microsoft dice que License 6.0 es la forma más sencilla y barata de comprar software para sus clientes. No obstante, los críticos y algunos analistas afirman que este plan de licencias puede acabar costando a los clientes hasta un 107% más de lo que pagan actualmente por el software de Microsoft. Así las cosas, un 15% de los usuarios encuestados por IDC afirman que la necesidad de mantener un sistema continuamente actualizado ha supuesto un incentivo más para cambiar a otro sistema operativo, como Linux o UNIX.

El principal impedimento para que el software corporativo esté actualizado a las últimas versiones lanzadas por Microsoft es la complejidad de la actualización y el tiempo necesario, según la encuesta, que se suele traducir en mayores costes para los departamentos de TI. De hecho, tres de cada cuatro compañías encuestadas se encuentran aún en las primeras etapas de implantación de Windows 2000 en los servidores. De estas compañías, la mayoría está teniendo problemas con la implantación de los servicios de directorio de Microsoft, Active Directory. Según IDC, el 36% de los encuestados han retrasado la implantación de Windows 2000 debido a la complejidad asociada a la implementación de Active Directory.

Por otra parte, en los equipos de sobremesa los clientes corporativos están actualizando cautelosamente a Windows XP, mientras esperan a que el sistema sea más estable. Microsoft ya ha lanzado un parche para tapar un agujero crítico en el sistema que dejaba a los usuarios vulnerables frente a los hackers.

www.idc.com



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios