Actualidad | Noticias | 23 ABR 2001

(Comentario) Telefónica, a por todas en España.

La aprobación del nuevo sistema de precios de Telefónica por parte del Gobierno (técnicamente conocido como sistema de price cap), provocará una redefinición de la política tarifaria de la compañía en España.
Comunicaciones World

Aunque Telefónica ha perdido relativamente poca cuota de mercado desde la liberalización de las telecomunicaciones en comparación con otros antiguos monopolios europeos, en especial la alemana Deutsche Telekom, la compañía presidida por César Alierta pondrá, de aquí al verano, toda la carne en el asador para defender sus posiciones comerciales.

La compañía prepara toda una batería de ofertas en España para atacar el mercado residencial y de pequeñas y medianas empresas, especialmente en la nueva tecnología ADSL. Este sistema permite, entre otros servicios, acceso a Internet de alta velocidad, aunque sus versiones más avanzadas permiten
incluso transmisión de imagen a través de las líneas convencionales de telefonía, el antiguo par de cobre.

Telefónica, que ya cuenta con cien mil líneas de ADSL, quiere sumar más de medio millón este año. Su estrategia pasa por atacar el mercado del cable por la vía del ADSL, tecnología más barata y rápida de instalar la convencional fibra óptica. De ahí que esté
planeando importantes campañas comerciales para introducir nuevas ofertas y descuentos. Siempre dentro del amplio margen de flexibilidad que ahora
le permitirá el Gobierno. El antiguo price cap (o sistema de tope de precios), obligaba a Telefónica a un arduo y lento proceso de aprobación de cualquiera de sus ofertas. Con el nuevo price cap, Telefónica puede lanzar ofertas de forma automática, sin necesidad de sufrir el retraso burocrático del visto bueno de la Administración, siempre que las ofertas
no supongan variaciones de precios superiores al 15% respecto a las tarifas existentes.

Dentro de esta nueva política de precios, Telefónica baraja todo tipo de ofertas, no solamente para ADSL.
También en bonos para los servicios metropolitanos de llamadas, más agresivos que los existentes. Asimismo, y especialmente, para llamadas de larga distancia, el segmento de mercado donde Telefónica ha sufrido los
mayores márgenes de deterioro con respecto a la competencia.

Alejandro García-Morato

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios