Actualidad | Noticias | 17 ABR 2001

Cisco obtendrá un 20% menos de los ingresos previstos en su tercer trimestre

Cisco Systems advirtió ayer que sus ingresos en tercer trimestre del año fiscal en curso serán en torno a un 20% menores de lo previsto, y se situarán un 30% por debajo de los logrados en el trimestre anterior. La firma, siguiendo adelante con el recorte de gastos como medio de afrontar la crisis, aumentará el número de despidos.
Comunicaciones World

Los ingresos del fabricante en el segundo trimestre de este año ascenderán a 4.700 millones de dólares, frente a los 4.920 millones alcanzados durante el mismo período del ejercicio anterior. Esta cifra resulta significativamente inferior a los 5.950 millones de dólares previstos por los analistas encuestados por la compañía First Call /Thomson Financial con sede en Boston. Si se compara con la correspondiente al segundo trimestre del año en curso, 6.700 millones de dólares, la disminución en ingresos asciende a un 30%.

El total de empleos eliminados por la firma alcanzará los 8.500, 500 más de los anunciados en marzo. Unos 6.000 serán puestos de trabajo regulares, mientras los otros 2.500 corresponderán a contratos temporales y a tiempo parcial. El fabricante de networking también planea cerrar algunas de sus instalaciones y reestructurar su organización en algunas áreas de negocio. En su conjunto, las medidas de reestructuración supondrán una carga para la compañía estimada en entre 800 y 1.200 millones de dólares, que será asumida en su totalidad durante el tercer trimestre. Además, en este mismo período será cargada una cifra adicional de 2.500 millones de dólares por exceso de componentes de inventario en el tercer trimestre, que finaliza este mes.
Según el propio presidente y CEO de la compañía, John Chambers, el exceso de productos en sus inventarios se debe al intento de acelerar la entrega de productos para satisfacer la demanda que había venido superando las expectativas de la compañía durante todo el año 2000; una estrategia que ha resultado inadecuada debido simplemente a la “rápida caída en el número de pedidos realizados por los clientes” en los últimos meses como consecuencia de la crisis. “Nunca habíamos previsto modelos de negocio con vistas a anticiparnos a este tipo de desaceleración. Ha resultado mayor y más rápida de lo que nadie en el negocio del networking había podido prever – ha declarado Chambers- La situación que nuestro segmento de la industria TI se ve obligada a afrontar constituye un gran reto. De hecho, se trata de la desaceleración más rápida que una industria de nuestro tamaño haya padecido y exige responder con decisiones de negocio difíciles a una velocidad sin precedentes”.
La demanda de los usuarios estadounidenses continúa siendo débil, especialmente en los mercados empresarial y de proveedores de servicios, según la compañía. Debido a la globalización de la economía, este debilitamiento se está además extendiendo a otras regiones, y sus efectos comienzan a hacerse ya perceptibles en algunos países de Asia y Europa.
Cisco dará a conocer oficialmente los resultados de su tercer trimestre el día 8 de mayo. Pese a la delicada situación, Chambers mantiene un mensaje optimista subrayando el carácter transitorio de la crisis. Así, asegura que la firma que preside no está reduciendo sus previsiones a largo plazo, que apuntan crecimientos de entre un 30 y un 50% anual para los próximos cinco años. Los responsables de Cisco confían en el mercado de routing IP en el centro de las redes y otras tecnologías de networking, y no reducirán su inversión en ellas.
www.cisco.com


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios