Actualidad | Noticias | 02 ABR 2001

Ciencia y Tecnología realiza una encuesta para conocer en qué fecha estarán disponibles los servicios UMTS

El Ministerio de Ciencia y Tecnología está realizando una encuesta pública para conocer la opinión de los distintos miembros del sector sobre los nuevos servicios de Internet Móvil, en especial sobre la fecha en la que consideran que los servicios de telefonía móvil de tercera generación podrán estar disponibles.
Comunicaciones World

Además, el departamento de Anna Birulés, que recibirá los comentarios hasta el próximo 10 de abril, trata de averiguar la importancia que tendrán las tecnologías WAP y GPRS en la transición hacia los nuevos servicios de Internet móvil. El Gobierno había previsto la puesta en marcha en España de los servicios UMTS el próximo 1 de agosto.

Sin embargo, Ciencia y Tecnología señala en la encuesta, accesible en su página `web`, que la Comisión Europea considera que los primeros servicios no estarán disponibles hasta 2002. El Ministerio quiere examinar la influencia que tendrá la concesión de las licencias en la competitividad del sector y el fomento de las nuevas tecnologías. Ciencia y Tecnología afirma que, "con objeto de adoptar la decisión más adecuada", pretende conocer de "primera mano" las opiniones del sector sobre estas cuestiones.

De esta forma, se pregunta si se considera que la tecnología permitirá la puesta en marcha de UMTS en España el 1 de agosto y, en caso negativo, qué fecha se considera "más probable para este hecho". Además, inquiere qué indicadores deben ser tenidos en cuenta a la "hora de estimar la fecha probable" de inicio de estos servicios y por último la importancia de WAP y GPRS.

Ciencia y Tecnología se hace eco de la preocupación de la Comisión por cuatro elementos que "requieren un mayor análisis dada su influencia crítica sobre el futuro de esta tecnología". Estos elementos son el entorno regulatorio, el financiero, diversos aspectos técnicos y la necesidad de ganar experiencia para los nuevos servicios a través de llamada generación 2,5.

Por lo que respecta al entorno regulatorio, la Comisión considera que puede crear "distorsiones" por las diferentes condiciones en que se han adjudicado las licencias en Europa. Del mismo modo, teme que el "reajuste de las perspectivas financieras", por el impacto de las subastas y las tasas, tenga consecuencias sobre el "desarrollo de un mercado competitivo" y resalta especialmente los "pesados gastos iniciales" que deben asumir los nuevos operadores.

(EP)



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios