Actualidad | Noticias | 02 FEB 1999

Baja la facturación de Siemens

El importante descenso en la facturación de Siemens Nixdorf en el último ejercicio económico refleja que no se consolidaron grandes contratos y que se registraron pocas ventas en el mercado de PC. Este año se abren varios interrogantes sobre la incidencia de la nueva organización del grupo en la línea de negocio, de la que están muy pendientes sus usuarios y distribuidores, así como sus competidores.
David Moreno

Siemens Nixdorf registró un importante descenso en su facturación en el ejercicio finalizado el pasado 30 de septiembre, cuando facturó 26.461 millones de pesetas frente a los 32.094 millones obtenidos en el ejercicio anterior. Los descensos afectaron a todas las líneas de negocio, excepto a cajeros automáticos y TPV, debido, según la compañía, a que no se consolidaron grandes contratos y a que se registraron pocas ventas en el mercado de PC. Como el hecho se produjo en un período de tiempo en el que todavía no había entrado en funcionamiento la nueva organización, que comenzó el día 1 de octubre de 1998, se abren varios interrogantes sobre su incidencia en el ejercicio económico que finalizará el día 30 del próximo mes de septiembre.

Todo lo que acontece a la línea de negocio de informática y comunicaciones del Grupo Siemens interesa a la plantilla, a sus usuarios, a sus distribuidores, a socios y, por motivos completamente diferentes, a sus competidores. Por unas causas o por otras, van a verse afectados también los colaboradores, que quieren estar informados puntualmente con el fin de intentar suavizar las posibles contrariedades y ocupar el sitio idóneo en las fases de despegue o reparto de oportunidades. En el caso de sus rivales, el interés radica en procurar encontrar fallos aprovechables para sus acciones de sensibilización en usuarios del parque instalado de Siemens Nixdorf.

La línea de negocio de informática del Grupo Siemens está sufriendo una crisis de identidad y de peso específico que, aún en el supuesto de que no melle la moral de su plantilla ni intranquilice su veta profesional, sí está despistando bastante a usuarios y distribuidores. Estos colectivos reciben informaciones que, o bien no se materializan en hechos concretos con la inmediatez que se les prometió, o se demoran y difuminan los mensajes con vagas e inconsistentes justificaciones. Conocen y recuerdan perfectamente las diferentes declaraciones que por distintos eventos hicieron altos directivos de la compañía durante 1998 y saben valorarlas entendiendo la peculiaridad y oportunidad del momento en que se hicieron y las posiciones personales de quien las protagonizó. Por eso no les cuesta trabajo interpretar los razonables propósitos expuestos por el vicepresidente y consejero delegado del grupo de conseguir resultados altamente positivos en el presente ejercicio, invocando la para él innovadora idea de hacer converger informática y comunicaciones. Porque una cosa es desearlo profundamente y otra, intentándolo, ser capaces de conseguirlo.

Es muy importante proporcionar convincentes argumentos a los usuarios informáticos de Siemens, con el fin de no darles tiempo para que comiencen a pensar en la posibilidad de que, poco a poco, la compañía pudiera ir abandonando la línea de negocios de informática.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios