Actualidad | Noticias | 17 SEP 2007

(Análisis) Hacia un nuevo modelo de infraestructuras IT

Comunicaciones World
 

Román de Nicolás

 Director Asociado de Producto de Outsourcing de Servicios deTelefónica

 

Al igual que en otras ramas de la ciencia, en las TIC la evolución no es lineal y, de vez en cuando, se producen cambios diferenciales que revolucionan los modelos en vigor (por ejemplo, la aparición del PC, Internet, la telefonía móvil, etc), caracterizándose, además, por la rapidez en su adopción generalizada. Actualmente estamos asistiendo a uno de estos cambios, que permitirá disponer de infraestructuras IT flexibles, escalables, y ubicadas en la red, que serán consumidas como ya ocurre con la energía eléctrica o el gas. Es el concepto que llevado a su extremo se ha denominado Utility Computing.

Era un cambio que tenía que ocurrir. Las organizaciones exigen cada vez más a los Sistemas de Información que les den apoyo, tanto en términos de mejora continua de eficacia y eficiencia, como ciclos de negocio y tiempos de respuesta menores. Sin embargo, las alternativas actuales (outsourcing, off-shore,  etc.), están cerca de alcanzar el límite en algunas organizaciones sin comprometer la calidad de servicio, por lo que para seguir mejorando es necesario un cambio diferencial. Este cambio tiene que ver con algunos habilitadores tecnológicos que lo hacen posible, como las comunicaciones de banda ancha o la virtualización. Gracias a ellos, es posible una nueva oferta de servicios de hosting y outsourcing de IT, que ayudan a  cumplir con los retos planteados.

Las redes de banda ancha han roto la barrera entre Redes de Área Local (LAN) y Redes de Área Remota (WAN), lo que ha provocado el abandono de modelos antiguos (como el cliente-servidor) pero también permite difuminar el concepto de Data Center como un lugar único. En el nuevo modelo, la IT está dentro de la red, en el punto donde es más eficiente, y accesible de forma ubicua y multidispositivo.

La virtualización ha llegado de forma masiva a los servidores x86 y la rampa de adopción está siendo sorprendente. Se trata de tecnología madura, estable y que proporciona un número importante de ventajas, no sólo de uso eficiente del hardware (lo cual no es desdeñable), sino también de mayor estabilidad, disponibilidad y simplicidad de la administración de las aplicaciones. Pero esta tecnología y las facilidades que se han desarrollado en base a ella (como la movilidad de servidores, o la recuperación automática de un servidor caído) permiten desarrollar el concepto de plataformas de infraestructuras virtuales, donde un servidor no es más que un elemento virtual que se aloja en la infraestructura. Y en este escenario, los proveedores de infraestructuras son capaces de aportar especialización tecnológica, capacidad de inversión y economías de escala.

Todo lo anterior está concretándose en servicios reales que comienzan a estar disponibles en el mercado: hosting de servidores virtuales, almacenamiento bajo demanda, backup… Y todo ello prestado desde la red a través de las comunicaciones de banda ancha. Los directores de Sistemas dejarán de preocuparse de la construcción y mantenimiento de infraestructuras físicas, de inversiones en hardware, contratos de mantenimiento, soportes, etc. Simplemente contratarán la infraestructura que necesiten para su negocio y en el momento en que les haga falta, con capacidad de adaptarse a los ritmos del negocio, y completamente integrada dentro de sus redes privadas virtuales.

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios