Telecomunicaciones | Artículos | 01 JUN 2007

Web 2.0

Son muchos los avances tecnológicos que han tenido como primer caldo de cultivo la empresa y, después, con el tiempo, han ido sabiendo adaptarse a las necesidades del mercado de consumo. Pero con algunas tecnologías, como ahora con la Web 2.0, sucede justo lo contrario. Y cuando esto pasa, en un primer momento por lo general bajo la libre iniciativa de los empleados, se abre un periodo de incertidumbre en el que los responsables de TI ven como por sus redes circulan aplicaciones advenedizas al margen de los planes y procesos corporativos. Este es hoy el momento en que –salvo en algunos casos pioneros muy avanzados– se encuentran las tecnologías Web 2.0 en la empresa. Sin embargo, el enorme potencial de herramientas como wikis, blogs, redes sociales o RSS para la colaboración entre empleados, socios y clientes de las organizaciones ha captado finalmente el interés de la industria, que ya se mueve con rapidez para liderar la tendencia y ayudar a hacer convivir la infraestructura y objetivos empresariales con las nuevas aplicaciones. Como John Chambers, CEO de Cisco, dijo recientemente en su intervención en la pasada edición de Interop, “la gente se está comunicando por medio de blogs, chats, vídeo Web y otras herramientas al margen del departamento de TI. Y ha llegado el momento de que el departamento de TI tome las riendas de esa tendencia”.

Puede que, como ya advierten algunos expertos, el potencial refresco que puede suponer la Web 2.0 para el modo de hacer negocios quede finalmente en más ruido que nueces, pero de momento la máquina toma impulso. Según estimaciones de Ernst & Young y Dow Jones VentureOne, desde 2002 las inversiones de capital riesgo en firmas vinculadas a la nueva generación Web se duplican año a año, hasta alcanzar 844 millones de dólares en 2006. Por otro lado, aunque con retornos de la inversión difícilmente palpables y justificables, parece evidente su idoneidad como medio de colaboración entre empleados y socios, y en aplicaciones de call centers y soporte al cliente. Los fabricantes que respaldan la presencia de la Web 2.0 en el espacio de trabajo aseguran que las nuevas herramientas, como los wikis, pueden mejorar significativamente la colaboración de los empleados en un proyecto. Señalan además que los blogs pueden ser herramientas de marketing efectivo si son usados prudentemente, mientras que los contenidos sindicados ofrecen un nivel de comunicación superior al que en algunos casos aporta el correo electrónico. Los que proponen la Web 2.0 suelen hablar también de las ventajas de su adopción como modelo hospedado, reduciendo así la complejidad de gestionar el software y los gastos en hardware.
Si todo esto es verdad, sólo queda ser prudentes y analizar el impacto que tendrá en las redes empresariales. De entrada, la Web 2.0 coloca a los responsables de TI ante el reto de tratar las demandas de tiempo real y el tipo de tráfico en ráfagas que conlleva. En general, se trata de analizar los requerimientos de los productos Web 2.0 en áreas como disponibilidad, rendimiento, escalabilidad y seguridad. Y quizá sea este último apartado el más peliagudo, como casi siempre. Incluso por lo que afecta al lado menos tecnológico y más humano del problema. En este tipo de comunicaciones los riesgos de desvelar –inadvertida o maliciosamente– información sensible de la empresa es muy alto. Se trata, una vez más, de equilibrar debidamente ventajas y riesgos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información