Telecomunicaciones | Artículos | 01 FEB 2011

Videoconferencia para todos los presupuestos

No hay nada como las reuniones cara a cara para conectar realmente con clientes o compañeros de trabajo, pero ante los inconvenientes, costes y molestias de los viajes y desplazamientos, cada vez son menos viables para muchas empresas. La solución es la videoconferencia, que conoce hoy el auge que en tantos años no ha sabido o podido conseguir.

Las experiencias de más calidad son proporcionadas en la actualidad por los sistemas de telepresencia de gama alta, que pueden llegar a ocupar la superficie de una sala y constan de equipamiento altamente especializado por un coste aproximado de 100.000 dólares, sin mencionar los costes recurrentes mensuales, que pueden ascender a varios miles. Unas cifras asumibles por algunas grandes empresas que no dudan en sustituir los gastos en vuelos, extras y dietas por la claridad de audio, la alta definición del vídeo y la confortabilidad que aportan tales sistemas.
Pero no hay duda de que estas soluciones de gama alta resultan demasiado caras para muchas compañías, aunque ello no tiene que suponer renunciar a la videoconferencia. Afortunadamente hoy hay incontables opciones para mantener una reunión virtual. Es posible establecer y culminar una reunión de negocios profesional sin pagar grandes sumas, usando solo un ordenador con un micrófono y una webcam, o un sistema de rango medio que incluya su propio hardware pero sin llegar a obligar a emplear una sala dedicada. Incluso los servicios gratuitos de videochat, que en el pasado ofrecían poca calidad y presentaban serios problemas de latencia (como audio y video no sincronizados), han mejorado enormemente en los últimos años. Por supuesto, estos sistemas gratuitos no se atienen a ningún compromiso contractual de calidad, como muestran los recientes fallos de Skype, pero tampoco los servicios de pago son inmunes a caídas.
Para saber qué opciones de videoconferencia trabajan mejor en situaciones específicas, la edición estadounidense de Computerworld ha probado un amplio rango de productos a todos los niveles: un simple chat por Messenger, chats Web multipersona de Skype y ooVoo, un sistema de videoconferencia dedicado de LifeSize y suites de telepresencia ricas en funcionalidades de Polycom y Cisco. Vamos a ver qué podemos esperar de cada tipo de servicio y cuál puede ser una buena solución para nuestro negocio.

Videochat por Messenger
En la gama baja se encuentra el videochat proporcionado por los clientes de mensajería instantánea (IM) más comunes. Su principal ventaja es que todo el mundo puede usarlo gratuitamente desde casi cualquier lugar. Un colega, suministrador o cliente puede rápidamente descargar la herramienta y activar el chat en minutos, haciendo de IM un modo rápido y gratuito de mantener una videoconferencia. Para la prueba, se eligió Messenger de Yahoo, que no presenta diferencias perceptibles con otros sistemas IM similares.
El cliente IM de Yahoo no cuesta nada y obviamente por ello no es sorprendente que no pueda competir con sistemas de videoconferencia del tipo del deLifeSize. En la prueba se utilizó en cuatro ubicaciones diferentes (en un avión, en el hogar, en la oficina y en una biblioteca), con el buen resultado de que el servicio se ajustó automáticamente a la calidad de cada conexión. En la oficina con una conexión de cablemódem de 8 Mbps y en casa con una línea de 2 Mbps, el vídeo se ejecutó con fluidez y frescura. En la biblioteca elegida, que disponía de una conexión DSL de 1 Mbps compartida con otros usuarios, el videochat trabajo igualmente con fluidez y sin interrupciones ni problemas de latencia, pero la calidad de imagen cayó drásticamente: la imagen apareció irregular y borrosa. En el avión, el vídeo se comportó con suavidad pero con una calidad de imagen incluso peor, debido a que el servicio de la compañía elegida, United Airlines, está concebido especialmente para soportar navegación web y email.
Tales deficiencias parecen no obstante razonables: mejor mantener una sesión con la imagen deteriorada pero conservando una transmisión fluida que disfrutar de imágenes de calidad con interrupciones porque los participantes pueden seguir mejor la comunicación. Otra desventaja es que Yahoo Messenger sólo permite efectuar chats entre dos personas, aunque es posible enviar enlaces web, documentos o fotos durante la sesión. El servicio de vídeo además funciona en cualquier parte del mundo, un extra cuando se piensa mantener videoconferencias con otros países.

- El videochat es más apropiado para reuniones improvisadas donde se precisa algo más de colaboración que la que ofrece una simple llamada de teléfono o el chat convencional. Sin embargo, muchas grandes compañías lo ven como un mero gadget. Yankee Group.

Sistemas de sobremesa
Un paso más allá de Messenger aparecen los servicios Webchat, que permiten incluir a más de dos personas en un chat. Algunos de estos servicios ofrecen características extra, como grabación del audio, vídeo de alta definición y algunas funciones administrativas, pero carecen de una infraestructura de red que garantice la fluidez del vídeo. Esta categoría incluye servicios tales como ooVoo, el nuevo servicio de videochat a cinco bandas de Skype y SightSpeed. En la prueba se analizaron los dos primeros.

Skype. Esta compañía ha introducido recientemente videoconferencia en grupo en la versión beta de su software 5.0, operativa en Mac y Windows. Se probaron las llamadas entre cinco intervinientes, las entonces disponibles, aunque Skype 5.0 Beta 2 soporta ya también llamadas a 10 bandas.
Las llamadas multipersona aportan a Skype una ventaja sobre otros clientes de IM, pero por lo general ofrecen la misma calidad, inferior a la del vídeo de alta definición. Otro pro es que la base de usuarios de la compañía es mayor que la de cualquier operador, 560 millones, según los resultados trimestrales de eBay.com, de modo que es muy probable que sus clientes o colegas ya tengan la aplicación instalada.
Para probar las llamadas de vídeo en grupo se contactó con otros cuatro usuarios, e incluso se añadieron dos más pero solo en modo audio. Se utilizó una conexión de 3 Mbps, mientras que la mayoría del resto de intervinientes emplearon líneas T1 (E1 en Europa) corporativas. En su mayor parte, los videochats de Skype operaron perfectamente. La calidad del color no fue tan buena como la del servicio ooVoo, pero mantuvo una fluidez de vídeo suave y consistente todo el tiempo. Skype frecuentemente sacrificaba la calidad para mantener la conexión, pero, como ya se ha dicho, eso es preferible a sufrir cortes.
La interfaz de Skype es familiar y fácil de usar, tanto como la de las llamadas de audio que ofrece la compañía, especialmente para iniciar y finalizar la sesión. A diferencia de ooVoo, sin embargo, Skype no permite compartir la pantalla durante los chats de grupo ni la grabación de las llamadas, una característica que previsiblemente estará disponible en una futura versión.
Los videochats de dos personas sobre Skype son gratuitos, aunque las llamadas en grupo requieren al menos que uno de los integrantes tenga una suscripción Skype Premium, que cuesta 6,89 euros al mes. También se ofrece una versión para empresas con una herramienta de gestión que permite controlar varias características, monitorizar el uso y distribuir créditos entre empleados. Esta versión incluye además una beta de las llam

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información