Telecomunicaciones | Artículos | 01 JUL 2007

Telecomunicaciones 2.0

Como una más de las muchas tonterías mediáticas de un sector que necesita urgentemente renovar sus técnicas de marketing y comunicación, la expresión “2.0” se está generalizando empalagosamente como sinónimo de “nueva generación”, aunque en muchos casos su uso esté muy poco o nada justificado. Sólo nos queda la resignación hasta que el temporal escampe y el calificativo empiece a apestar –que ya empieza– y muera por deshidratación. Pero estando donde estamos, conviene no dar la espalda a los signos de los tiempos, y aceptando pulpo como animal de compañía, volvemos a colgarnos del lugar común.
Si el mes pasado adelantábamos aquí las ventajas de la Web 2.0 en la empresa –tema central ahora en este número–, hoy nos acercamos al fenómeno “telecomunicaciones 2.0”, del que el visionario John Chambers, como tantas otras veces antes, nos adelanta lo esencial. Según el carismático CEO de Cisco Systems, las industrias de telecomunicaciones e Internet están entrando en una segunda fase de crecimiento y reinvención, generada por las tecnologías Web 2.0 y de colaboración. En una reciente intervención pública, Chambers aseguró que las telecomunicaciones están buscando una nueva vía de desarrollo que les haga olvidar definitivamente los años de la debacle del periodo 1999-2002. Y esa vía de evolución estará basada en gran parte en las tecnologías de colaboración y las relacionadas con la Web 2.0, con las que la compañía que dirige cada vez está más comprometida. La reciente adquisición de WebEx y el lanzamiento del sistema de videoconferencia Telepresence son buena muestra de ello.
De acuerdo con la visión del CEO de Cisco, el uso de este tipo de herramientas duplicará, triplicará e incluso quintuplicará las cargas de tráfico de Internet y otras redes IP durante los próximos tres años. Esta tendencia ya está aumentando las cargas de tráfico de las redes internas de la compañía entre un 300 y un 500% al año y hará que 20 hogares con conexión de banda ancha de Estados Unidos generen en 2010 más tráfico que todo Internet en 1995. “Este mayor volumen de tráfico conllevará grandes actualizaciones de red por parte de los operadores y proveedores de servicios, las empresas y los consumidores, así como nuevos ingresos por servicios de valor añadido, una experiencia enriquecida para los usuarios y mayor productividad para las empresas”, asegura Chambers.
Si se cumplen los vaticinios de Chambers, las ventajas serán generales para todos los agentes del sector, no sólo para los operadores. Si estos necesitan actualizar sus redes para soportar tal nivel de tráfico, los fabricantes verán como sus ingresos crecen. Y para aguantar el invento, nuevo software y nuevos contenidos serán fundamentales. Todos juntos han de hacer un esfuerzo por simplificar el networking doméstico a fin de favorecer la adopción de las aplicaciones Web 2.0 y de colaboración, así como de adaptar a la empresa las nuevas herramientas.
El pronóstico de Chambers sirve además como una justificación más del empeño que la Unión Europea está poniendo en la actualización de las redes de acceso mediante VDSL2 o fibra, a fin de estar en condiciones de soportar las altas cargas de tráfico que se esperan. También como una nueva oportunidad para un sector que ya ve como el negocio de las tecnologías móviles –generador principal de ingresos, junto con la banda ancha, en los últimos años– empieza a mostrar signos de agotamiento.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información